4 manifestaciones de sexismo en la oficina y cómo enfrentarlas

Harmonía / 2016-09-20

El sexismo en las oficinas funcionó durante muchos años como una cuota que las mujeres que deseaban independencia económica y una vida profesional debían pagar por "infiltrarse" en espacios masculinos. Por fortuna, nuestra sociedad está cambiando hacia un modelo de relaciones laborales e interpersonales mucho más justo y equitativo para todas y todos.

 

Lee: También es acoso: 4 situaciones cotidianas de acoso que nos parecen normales

 

El sexismo ha dejado de ser algo "normal" y las mujeres por primera vez están alzando la voz y combatiéndolo en lugar de asumirlo como algo inevitable. Tú también puedes ser parte de este cambio de paradigma. He aquí cuatro situaciones laborales en donde se manifiesta el sexismo y cómo puedes enfrentarlas.

 

Situación 1: El compañero de trabajo que considera a las mujeres sus asistentes

Se trata del típico compañero de trabajo que se encuentra en un puesto del mismo rango que el tuyo y sin embargo cree que eres su secretaria; te pide que saques copias, redactes los informes, le pases llamadas e incluso que vayas por el café, como si tu trabajo fuera hacerle más sencillo el suyo. Este tipo de hombres están acostumbrados a que las mujeres a su alrededor le sirvan y muy probablemente ni siquiera se de cuenta de su conducta, para él es de lo más "normal".

Cómo enfrentarlo: La próxima vez que te pida algo que no te corresponde, responde amablemente que estás muy ocupada en ese momento haciendo tu trabajo y qué ojalá hubiera alguien a quien le pagaran por hacer lo que te está pidiendo. Entenderá el mensaje.

 

Situación 2: El compañero que interrumpe

Estás en una junta importante tratando de explicar o de proponer algo y de pronto algún colega empieza a hablar cada vez más alto hasta que logra que todos le presten atención a él y tú tengas que guardar silencio. Este tipo de personajes no soportan que los reflectores estén sobre alguien más (menos si se trata de una mujer) y harán todo lo posible por "robar" la atención hacia sus ideas y opiniones.

Cómo enfrentarlo: No lo interrumpas de vuelta aunque te sientas tentada a hacerlo, déjalo terminar educadamente y recupera la atención con una frase elegante que haga que el resto note su descortesía. Prueba algo como: "Gracias, Fulanito, ¿podemos seguir discutiendo mi idea ahora que te has desahogado?".

 

Situación 3: El compañero que intenta "ligarte"

Este tipo de personajes son lo más molestos y los que más pesado hacen el ambiente laboral, andan por la oficina sintiéndose irresistibles y coqueteando con todo el mundo como si estuvieran en un bar de solteros. Son insistentes, patanes y algunos incluso verdaderos acosadores que pasan de invitarte a salir a los roces "accidentales", las miradas incómodas y los acorralamientos en los pasillos. 

Cómo enfrentarlo: Debes ser clara y rotunda: "No me interesa salir contigo y me pone incómoda la manera en la que te diriges a mí, mantengamos nuestra relación en lo estrictamente laboral". Si vuelve a insistir, es momento de hablar con algún supervisor y/o hacer una denuncia pública. 

 

Situación 4: El compañero que hace bromas misóginas y/o homófobas "por convivir"

Nunca falta el colega que intenta hacerse el simpático sacando el repertorio de chistes malos sobre las suegras, las hormonas femeninas o los homosexuales. Y no sólo eso, cuando los cuenta en tu presencia y nota tu enfado, no es capaz de ahorrarse el comentario: "no te ofendas, es sólo una broma, ¿estás en tus días?" Este pobre está desesperado por aprobación masculina y no lo sabe, pero tú puedes darle una pista.

Cómo enfrentarlo: En este tipo de situaciones lo mejor es ser absolutamente sincera, tienes dos opciones: puedes hacerlo desde el sarcasmo y decirle algo como "No estoy en mis días, cuando estoy en mis días hago lo que sea por un poco de atención, ¿no estarás tú en tus días?" u optar por apelar a su empatía: "No me parecen graciosas tus bromas porque perpetuan ideas y actitudes que me han hecho y me siguen haciendo daño", o una mezcla de ambas.

 

 

Te interesa: 10 señales de que es momento de buscar otro empleo

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: