3 formas de ser un turista con consciencia ecológica

Harmonía / 2016-09-27

Viajar es un placer, pero también es una forma de adquirir mayor conocimiento sobre el mundo que nos rodea de una manera práctica y entretenida. Cuando viajamos no sólo contemplamos diferentes formas de vida, también nos acercamos a las  cosmovisiones que hay detrás de ellas. Asimismo entramos en contacto con diferentes tipos de ambientes, no es lo mismo viajar a una gran ciudad que alejarnos de los complejos urbanos y acercarnos a la naturaleza. Cuando hacemos esto último  abrimos la puerta a una experiencia que nos puede devolver la admiración y el asombro por el mundo natural y cómo la fauna y flora interactúan en un maravilloso equilibrio. Esto es fundamental para desarrollar una actitud constructiva  y positiva hacia el medio ambiente. Ya que debemos cuidar de nuestro planeta simplemente porque lo amamos y estamos agradecidos de que nos da, no por culpa o miedo. 

 

Por otro lado, la industria turística, como cualquier otra industria puede ocasionar un grave deterioro ambiental en los ecosistemas y esta es la razón por la cual han surgido alternativas con mayor consciencia ecológica. Estas son algunas opciones para realizar un viaje de este tipo: 

 

1. Practica el eco turismo

El ecoturismo se distingue por ofrecer una alternativa de viaje a áreas naturales que además de brindar la oportunidad de apreciar la naturaleza también promueve la conservación de estos ecosistemas. Esto significa que los visitantes toman medidas para reducir su huella ambiental, además de traer beneficios socioeconómicos a las comunidades que habitan estas zonas.  Independientemente del destino, este tipo de turismo hace un énfasis en la conservación y educación de los viajeros para que puedan participar de manera responsable. Los promotores de este tipo de viajes buscan reducir la huella ambiental de los visitantes, así como despertar su apreciación por la biodiversidad y la cultura local. Lo cual a su vez se traduce en beneficios sustentantes para estas comunidades. 

 

2. Hospédate en un hotel ecológico 

En  caso de que no desees tomar un tour en especial, puedes planear tu viaje de manera independiente y elegir hospedarte en un hotel que haya tomado medidas especiales para reducir su impacto en la naturaleza. Algunas de estas medidas incluyen la administración de recursos como energía y agua, así como la separación de desechos orgánicos e inorgánicos.  Es importante señalar que el hecho de que el hotel sea ecológico no significa que debe ser incómodo, hay muchos tipos diferentes de los cuales puedes elegir. 

 

 3. Realiza un voluntariado en una granja orgánica

Existe una plataforma llamada WWOOF cuyas siglas en inglés se refieren a “World Wide Opportunities in Organic Farms”, es decir “oportunidades mundiales en granjas orgánicas”. Este tipo de intercambios han existido desde la década de los años setenta  y en la actualidad existen intercambios a locaciones en 50 países, donde diversas organizaciones han hecho accesible un estilo de vida que implica mayor comunión con la naturaleza para quienes estén interesados. Además esta opción puede enseñarte mucho sobre lo que realmente significa vivir en una granja orgánica.  Si quieres saber más sobre cómo participar e intercambiar tu mano de obra a cambio de hospedaje en una de estas granjas puedes revisar las bases por acá. 

 

Cuando salimos de vacaciones gustamos de conocer lugares nuevos, descansar y recuperar el vigor de en cuerpo mente y espíritu. Sin embargo  de no generar un turismo sostenible podríamos terminar por dañar estos hermosos recintos naturales. Recuerda que todos hacemos la diferencia, incluso cuando descansamos.  Además si lo que tienes son ganas  de ir a la playa, puedes ver estas 5 playas mexicanas que te conviene visitar. 

 

Con información de Nature 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: