10 hábitos que te ayudarán si pasas mucho tiempo frente la computadora

Harmonía / 2016-06-30

Hoy en día son muchas las personas que necesitan pasar varias horas frente a una computadora para realizar su trabajo. ¿La desventaja? Se han comprobado múltiples consecuencias que tiene esta práctica en el cuerpo y en la mente. Por ejemplo, dolor de espalda, ardor en los ojos, tensión en los hombros o estrés y ansiedad. Como sabemos que cada vez son más las empresas que exigen a sus empleados que pasen horas frente a la computadora, queremos darte una serie de tips que te ayudarán a evitar malestares y harán que tu tiempo de trabajo sea más agradable y productivo.

 

1. Perfecciona tu espacio de trabajo

Es importante tener la computadora a una altura en la que los ojos no hagan un esfuerzo por mirar la pantalla. Si se tiene que mirar hacia abajo, se puede lastimar el cuello y la espalda, y si se tiene que levantar la vista, los ojos pueden sentirse secos. Acomoda tus muebles o busca apoyo con otros materiales de forma que no necesites inclinar la mirada a más de 10 grados.

 

También es de gran ayuda mantener un espacio visualmente agradable. Procura tener orden en tus pertenencias y no llenarte de cosas que no necesitas.

 

2. Mantente hidratado

Tomar agua es esencial para la salud del cuerpo. Además, mejora el control del peso, la pureza de la piel y la energía del cuerpo. Como un extra, tomar agua constantemente te obligará a levantarte de vez en cuando… al menos para ir al baño.

 

 

3. Trabaja por intervalos de tiempo

Debido a los ciclos del cuerpo regidos por el ritmo ultradiano, después de trabajar por 90 minutos nuestra concentración tiende a disminuir. Por eso, se recomienda que alistes una alarma o lleves un cronómetro del tiempo que trabajas. Después de una hora o dos, puedes levantarte a tomar un pequeño descanso para mejorar tu productividad y evitar el fastidio.

 

4. Procura moverte

Pequeñas acciones como evitar el elevador pueden ayudarte a mover el cuerpo. Claro, si trabajas en el piso 30 de un enorme edificio, quizá quieras pasar al siguiente consejo. Sin embargo, las escaleras pueden ayudarte a hacer un poco de ejercicio, lo mismo que caminar entre los cubículos o cuando salgas por algo de comer. Puedes estacionarte un poco lejos de tu trabajo y probar caminando hasta tu coche o, mejor aún, utilizar otras formas de transporte que impliquen la actividad física. Toda forma de movimiento beneficia la circulación y la activación de los músculos.

 

 

 

5. Muévete desde tu propio lugar

Bailar salsa en tu escritorio puede sonar tentador, sin embargo, no nos referimos a ese tipo de movimiento. Si tienes que pasar muchas horas sentado, procura mover tus piernas, tu cuello, tus brazos; el chiste es mantener activo al cuerpo de vez en cuando.

 

Si quieres conocer algunos ejemplos de ejercicios que puedes realizar desde tu lugar de trabajo, visita Cinco ejercicios para mejorar la concentración

 

 

6. Obtén comodidades

Si no ves bien de lejos, puedes aumentar el tamaño de la letra, si te concentras mejor con música, escúchala sin incomodar a los demás. Tienes derecho a obtener ciertas comodidades que beneficien tu productividad.

 

 

7. Parpadea

Aunque todos parpadeamos por naturaleza, cuando pasas mucho tiempo frente a la computadora es recomendable hacerlo más seguido. Se ha comprobado que frente a una pantalla, la gente parpadea una tercera parte de lo que lo haría si no lo estuviera, esto genera sequedad en los ojos y dolor de cabeza. Así que recuerda estar atento a tu cuerpo y cerrar los ojos de vez en cuando. También puedes descansar cada 20 minutos mirando por 20 segundos a un punto fijo distante de ti, esto beneficia el descanso de los ojos.

 

8. Descansa fuera de la oficina

Dale un descanso a tu mirada y a tu cuerpo cuando no te encuentres en la oficina. Por ejemplo, evita salir corriendo del trabajo para pasarte la tarde viendo Netflix o Facebook en tu celular, pues la luz de la pantalla seguirá dañando tu vista. Puedes caminar un poco y mirar a tu alrededor, hacer ejercicio, platicar con alguien, etc.

 

 

9. Haz ejercicio

Aunque en el hábito anterior el tema del ejercicio apareció como una discreta sugerencia, es importante hacer una mención específica de esta propuesta. El ejercicio ayuda a contrarrestar los daños del sedentarismo a nivel físico y mental pues mejora la circulación, el sistema inmune y la salud del cuerpo en general, al mismo tiempo que reduce la presencia de estrés y ansiedad, pues canaliza la energía en la actividad física.

 

10. Cuida tu alimentación

Junto con el ejercicio, una alimentación saludable también beneficia la salud del cuerpo en general. Procura llevar a tu trabajo un almuerzo preparado por ti con ingredientes cocinados con poca sal, grasa y azúcar, y que incluyan fibra, vitaminas, minerales y probióticos. También te recomendamos que comas porciones moderadas cada tres horas aproximadamente pues esto ayuda a regular tu metabolismo y mejorar las funciones de tu cuerpo.

 

 

 

Estos hábitos son fáciles de adaptar en una rutina diaria. Esperamos que te funcionen y, si tienes algún otro consejo que podría ayudar a nuestros lectores, siéntete con confianza y cuéntalo en los comentarios.

 

Fuente: PureWow

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: