Ayunos intermitentes y ejercicio, una combinación poderosa para combatir el envejecimiento

Harmonía / 2016-09-20

Cuando empezamos a hacer ejercicio, obtener algunos resultados y emocionarnos con ellos también sentimos la tentación de lograr aún más. Esto nos ayuda a mantenernos motivados a lo largo del camino y es útil. Ya que si por otro lado cedemos a nuestro crítico interior, que nos dice lo malos que somos o que nuestros resultados son insignificantes, lo más probable es que dejemos de lado el ejercicio o cualquier otro proyecto. Así que lo mejor es mantenernos entusiasmados.  

 

Por otro lado siempre existe la pregunta de ¿cómo maximizar nuestros resultados cuando empezamos una rutina de ejercicios? La respuesta lógica es realizar cambios en la alimentación, sin embargo a veces no nos queda claro qué cambio, régimen alimenticio o rutina realmente deberíamos poner en práctica. Esto se debe a que en la alimentación las cosas no siempre son lo que parecen y todo indica que en lugar de comer antes de ejercitarnos deberíamos establecer un régimen de ayuno intermitente. Pues esto lleva al cuerpo a consumir la grasa que tiene acumulada, ya que esta tarea es llevada a cabo por el sistema nervioso simpático, el cual se activa gracias a la falta de alimento y el ejercicio. Esta combinación potencia el consumo de grasa, glucógeno y energía. 

 

Además también existe evidencia científica que apoya la idea de que la combinación de ayuno y ejercicio es lo mejor para conservar una apariencia más juvenil. Ya que contrarrestan los efectos del estrés oxidativo que tiene un efecto en los músculos y su capacidad para utilizar energía, generar fuerza y resistir la fatiga. Asimismo contrarrestar los factores detrás del envejecimiento muscular.  Es importante señalar que el ayuno intermitente no se trata de atracarse de comer mucho y luego morir de hambre. Como sabemos las dietas extremas no son recomendables. El ayuno intermitente consiste en manipular los horarios en los que comes para crear periodos de ayuno que pueden ser intermitentes. Es decir, puedes hacerlo uno o dos días a la semana, no necesita ser diario. Hay muchas formas de combinar esto pero el punto importante es que dure entre 16 y 18 horas. 

 

Si aún lo estás dudando y necesitan un poco más de motivación estas son algunas poderosas razones para darle a la combinación de ayuno intermitente y ejercicio una oportunidad:

 

  • Revitaliza tus tejidos musculares .
  •  Mejora las funciones cognitivas .
  • Aumenta los niveles de hormona del crecimiento.
  • Previene la depresión.
  • No tienes que cocinarte el desayuno antes de salir a hacer ejercicio. 

 

Quizá el hecho de tener alimentos a disposición todo el tiempo y de todo tipo, es decir tanto naturales como procesados, nos haya acostumbrado a comer de más. Pero lo mejor es experimentar diferentes cosas y ver con cuál nos sentimos mejor. Todas las personas tenemos diferentes necesidades, de tal manera que queda en nosotros utilizar la información que obtenemos para adaptarlas a nuestro caso específico. ¿Te atreverías a intentar un ayuno intermitente? Si todavía no te convences puedes ver aún más beneficios de dejar tu estómago sin alimento durante 16 horas por acá.

 

Con información de Mercola Diet

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar