4 tips para refrescar tu rutina de ejercicios

Harmonía / 2016-11-17

Todos sabemos que el ejercicio es bueno para nuestra salud y que también tiene la capacidad de mejorar nuestro humor, ayudarnos a manejar el estrés y contribuir a tener una buena noche de sueño. Sin embargo, a veces resulta un reto mantenernos interesados o apasionados con respecto al ejercicio, lo cual no significa que dejemos de necesitarlo. Así que si estás cayendo en el aburrimiento o te sientes desmotivado para ejercitarte, estos tips pueden ser tus mejores aliados:

 

 

1. Recuerda tu infancia

Piénsalo un poco: cuando eras niño nadie tenía que convencerte de ir al gimnasio o subirte en la bicicleta fija o de salir a correr. Una de las cosas maavillosas de la infancia era que toda tu energía se manifestaba de manera espontánea en el mundo. Para revivir esa sensación, lo mejor es que realices una actividad que realmente disfrutes. No tiene que ser una rutina de intervalos muy estructurada; quizá lo que necesitas para recueprar el entusiasmo es hacer una coreografía para tu canción favorita.

 

 

2. Busca un reto

Si ya tienes tiempo haciendo ejercicio puede ser que, aunque tu rutina sea útil para tu cuerpo, tu mente no se sienta tan interesada. En este sentido algo que te puede ayudar es buscar un nuevo reto, algo que implique adquirir nuevas habilidades y por lo tanto te fuerce a mantenerte atento; quizá sea el momento de acercarte a la danza o a las artes marciales. Puedes empezar por los movimientos básicos y conforme avances ir por aquellos de mayor dificultad. Mientras te mantengas aprendiendo cosas nuevas, resultará difícil que te aburras. 

 

 

3. Prueba con entrenamientos breves

Una de las cosas que con frecuencia impide a las personas ejercitarse es la falta de tiempo. Si lo ocupado de tu agenda hace difícil que puedas dedicarle 1 hora al gimnasio, más el tiempo que te tome transportarte de ida y vuelta, puedes optar por realizar breves rutinas de ejercicio durante el día. Por ejemplo, si te levantas más temprano podrías hacer 10 minutos de ejercicio antes de desayunar, 10 minutos de caminata después de la comida y otros 10 antes de dormir que te ayuden a conciliar el sueño. 

 

 

4. Cambia tu rutina

Nuestro cuerpo tiene una sorprendente capacidad de adaptación y esto significa que tus músculos también se adaptan a la rutina de ejercicio que les impongas, de tal forma que si quieres continuar mejorando tu fuerza y resistencia, es bueno que introduzcas un poco de variedad cada mes. Esto puede incluir un cambio de ejericio; es decir, si sueles hacer pesas en el gimnasio, quizá valga la pena que le des una oportunidad a clases de pilates o incluyas un par de días de carrera o caminata a la semana. 

 

 

Con información de The globe and mail

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Cuál es tu forma favorita de ejercitarte?

Te podría interesar

Te podría interesar