Sana tus pensamientos y emociones con terapia cognitivo-conductual

Harmonía / 2017-03-22

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es una terapia que ayuda a entender cómo piensas acerca de ti mismo, de otras personas y de tu entorno, y de qué manera esto afecta lo que haces y lo que sientes.

 

Gracias a esta terapia eres capaz de cambiar la forma como piensas (la parte cognitiva) y, por lo tanto, la manera en que actúas (la parte conductual), y estos cambios, que son positivos para ti, te hacen sentir mejor.

 

La diferencia con algunas de las otras terapias es que la TCC se centra en problemas y dificultades “del aquí y el ahora", en lugar de hacerlo en las causas de tu pasado. Busca maneras de mejorar tu estado anímico ahora, sin lamentar tu pasado o analizar tus fracasos, simplemente concentrándote en vivir el presente para un mejor futuro. Hay temas que se trabajan desde un ángulo correctivo, como eliminar la depresión, el enojo, el miedo, el sentimiento de soledad, la culpa, la timidez…, y otros temas que se abordan desde una mirada productiva, como mejorar la motivación, la comunicación, la inteligencia emocional, la salud mental o alcanzar la plenitud, la eficacia…

 

 

Puedes recibir terapia cognitivo-conductual en un consultorio con una psicóloga que te lleva de la mano en la resolución de tus problemas; sin embargo, existe una nueva forma de experimentar la TCC y es trabajando tú mismo como tu propio terapeuta con el apoyo de material didáctico que te lleva de la mano (como la psicóloga en un consultorio) en lo que debes hacer y cómo hacerlo. Por supuesto, existe un superplus en este tipo de TCC y es que te pones a prueba a ti mismo: te obliga a comprometerte contigo mismo a querer modificar ciertos comportamientos, a llevar a cabo las tareas que se piden y a ser 100% honesto contigo. No sólo recibirás los beneficios de una terapia, sino que además te darás cuenta de lo que eres capaz si tomas las riendas de tu propio cambio desde la comodidad de tu casa, sin tener que desplazarte para acudir a un consultorio y tomándote el tiempo que verdaderamente necesitas para trabajar en ti.

 

Pero ¿cómo funciona una terapia “digital”?

– Debes dedicar diariamente 15 minutos para aprender técnicas orientadas al bienestar (cada semana se entregan lecturas con este propósito) y debes practicarlas con constancia para vivir sus efectos permanentes.

– Un terapeuta te acompaña vía email para apoyarte en este proceso.

– Quienes “hacen la tarea” mejoran, los que no, se quedan igual, por lo que el factor clave para el cambio y para desarrollarse es la persona, tus ganas de querer mejorar.

 

En México ya existen TCC digitales, como la de “Crecer por mí mismo, autodesarrollo responsable”. Más información en adrianamedina@richbienestar.com

 

Te puede interesar: Conoce la terapia ideal para reducir la ansiedad

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar