Identifica el estado de tu energía. Cuarto chakra: anahata

Harmonía / 2016-04-25

Durante las últimas semanas hemos presentado una serie de textos cuya finalidad es ayudarte a identificar el estado de tu energía a través de los posibles bloqueos que se relacionen con un chakra en específico. Hemos descrito algunos rasgos del chakra primero, segundo, tercero y ahora el cuarto, siempre acompañando las características con una propuesta para empezar a trabajar con algún problema que pueda estar afectando tu equilibrio energético.

 

El cuarto chakra o anahata se vincula con el aire, la respiración, el equilibrio, las relaciones, las afinidades, la unidad y la curación. Su presencia se ubica cerca del corazón, los pulmones, el sistema circulatorio, los brazos y las manos.

 

El cuarto chakra tiene como función psicológica el amor, lo cual resulta en paz, identidad social y autoaceptación. Un bloqueo en este chakra puede manifestarse mediante la aflicción o malestares físicos como asma y enfermedades coronarias. Para ayudarte a profundizar sobre tu propio estado energético en relación al cuarto chakra, te invitamos a contestar las siguientes preguntas:

 

¿Tienes facilidad para establecer relaciones duraderas?

 

¿Aceptas a los demás tal y como son?

 

¿Te estimas a ti mismo?

 

¿Te sientes en conexión con el mundo que te rodea?

 

¿Acumulas en tu corazón agravios del pasado?

 

¿Eres capaz de perdonar ofensas?

 

Si sospechas tener problemas con la apertura de tu chakra anahata, piensa en la siguiente reflexión en torno a la respiración. Un importante elemento del cuarto chakra.

 

La respiración es una estímulo básico de la vida. Se trata de nuestra primera función autónoma al momento del nacimiento e incluso sirve como indicador de si un ser está vivo o no.

 

Un cuerpo sano respira con profundidad, sabe dar y recibir; exhalar e inhalar. Una respiración difícil o cortada representa un cuerpo enfermo física o psicológicamente. Los limitantes que tenemos en la respiración indican falta de contacto con nuestros propios sentimientos. Los problemas clásicos de respiración pobre tienen que ver con síntomas como la depresión, irritabilidad, ansiedad, fobias, fatiga, falta de concentración o problemas sexuales, entre otros.

 

Si respirar es tan importante y nos mantiene vivos, ¿por qué a veces nos cuesta tanto trabajo hacerlo con profundidad? Porque nos da miedo centrarnos en lo que sentimos y detenemos el funcionamiento natural de la respiración, generalmente para sobrevivir sin tener que sentir.


La relación entre la respiración y los sentimientos es muy estrecha. Por ejemplo, cuando sentimos estrés, detenemos la respiración. Sin embargo, cabe recordar que la calidad de nuestra respiración afecta directamente la calidad de nuestra vida. Si te identificaste con los puntos de conflicto en la apertura del cuarto chakra, presta atención a tu respiración. Observa el ritmo con el que sueles respirar y conéctalo con tus sentimientos para conseguir un ritmo más pausado y profundo. Este ejercicio nos recuerda que respirar es sentir y esto nos hace conscientes de nuestro organismo, su estado y su posible purificación.

 

Sigue con el quinto chakra

 

Te recomendamos:

Primer chakra

Segundo chakra

Tercer chakra

Sexto chakra 

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar