Compararse detiene la evolución espiritual y así puedes evitarlo

Harmonía / 2017-02-01

Lamentablemente las personas tendemos a compararnos con los demás para sentir que somos menos o que somos más. Lo hacemos cuando entramos a Facebook y pensamos que nosotros no tenemos fotos en la playa con una pareja o cuando en el trabajo promueven a alguien y asumimos que está mal que no fuera a nosotros, por nombrar un par de ejemplos.  

 

Las comparaciones parecen ser parte del ser humano, y podríamos considerar que no son tan malas pues ayudan a avanzar y a superarnos en la búsqueda de objetivos nuevos. Pero ahí está el problema: ¿es mediante comparaciones que debemos diseñar nuestras metas?

 

Si actuamos a partir de comparaciones y de lo que creemos que debemos ser para encajar con los demás es el ego quien se expresa, y no nuestro deseo real. Incluso podemos perseguir ciertos anhelos que no habían cruzado antes nuestra mente pero que por compararnos con los demás podemos creer que queremos.

 

Gran parte del desarrollo espiritual se vincula con la creación de una identidad, es decir, de reconocer y aceptar lo que somos y cómo nos sentimos. Cuando identificamos nuestras metas o nuestra personalidad a partir de comparaciones detenemos la evolución espiritual, ya que nos distanciamos de una búsqueda real de nosotros mismos, una búsqueda que implique escuchar nuestros pensamientos, sentir nuestras emociones y vivir nuestro cuerpo y presente, no el de los demás sino el nuestro.

 

Por eso, antes de comparar tus logros con los de los demás o de pensar que tu cuerpo no se parece al de tal o cual date un momento al día para sentirte, escucharte y cuidarte sólo a ti mismo. Piensa en cuáles son tus ideales y tus deseos, pero presta atención a que lo que respondas a estas preguntas te pertenezca y que no sea un reflejo de la presión mediática o de alguien que conoces y admiras.

 

Cada persona vive a su propio ritmo y con sus propias experiencias. En la vida todos pasamos por distintos momentos que nos harán sentir más cómodos o más incómodos con nuestra situación, pero es algo que todos debemos atravesar para aprender y seguir adelante. No descuides tu propia voz y tu luz interna por compararte con los demás.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Sueles compararte?
¿Cómo te sientes después de hacerlo?

Te podría interesar

Te podría interesar