5 cosas que aprendes a los 20 años y que nadie te advirtió

Harmonía / 2017-02-08

Todas las etapas de la vida tienen características particulares. Sin duda, cumplir años es una oportunidad para conocernos mejor y aprender sobre el rumbo de la vida (aunque claro, éste siempre será un poco impredecible).

 

Lo que es verdad es que cada cierto tiempo se puede mirar atrás y recordar las lecciones que hemos aprendido. En Harmonía quisimos hacer ese ejercicio para identificar cuáles fueron algunas de las cosas que aprendimos a los 20 años y que nadie nos había advertido.

 

1. Está bien enamorarse una y otra y quizá otra vez

Las primeras parejas podrán sentirse como las únicas en la vida y entonces cuando las cosas salen mal (porque sí, salen mal muchas veces) sentimos que se acaba el mundo, pero te sorprendería saber cuántas parejas podrás tener y cuántas veces aprenderás a querer de nuevo y de distintas formas.

 

2. Debes cuidarte

Independizarse implica comprender que en la vida tendrás que luchar por lo que quieres y que tus logros son tuyos, pero también lo son tus responsabilidades. Los 20 años son una gran etapa para comprender la importancia que tiene cuidarnos y ver por nuestro bien.

 

Nota relacionada: ¿Cómo vivir el amor en tiempos de Tinder?

 

3. Tus errores se volverán tus aliados

En relación al punto anterior, cerca de los 20 años podrás reconocer que tus errores no han sido tal cosa, sino aprendizajes. Tal vez pasaste un mal rato con esa pareja tan agresiva pero ahora sabes lo que no quieres para ti, o quizá no debiste beber tanto en la fiesta de anoche pero la próxima vez te vas a saber medir.

 

4. Tus familiares son seres humanos

Durante la infancia podemos idealizar a nuestros familiares y creer que son seres perfectos pero con el paso del tiempo podrás vivir experiencias que te enseñarán que no lo son, que simplemente son seres humanos a los que quieres mucho y siempre vas a querer.

 

5. El trabajo tampoco es el fin del mundo

Efectivamente, ni las parejas ni el trabajo son el fin del mundo. También cambiarás de profesión más de una vez pero estará bien, pues de todos los lugares obtendrás grandes lecciones.

 

Los 20 años son tiempos de cambio y madurez. La transición hacia ser un adulto está llena de nuevas experiencias, desde trabajar (quizá por primera vez) hasta vivir solo y empezar a definir en quiénes nos queremos convertir. Recuerda ser paciente contigo y vivir con calma los procesos de tu propio camino.

 

Sigue con: Tips para vivir solo y no fracasar en el intento

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Te identificas con los puntos anteriores?
¿Qué lecciones identificas con los 20 años de edad?

Te podría interesar

Te podría interesar