4 hábitos que incrementarán tus niveles de felicidad

Harmonía / 2016-11-18

Todos queremos ser felices, pero la felicidad parece ser elusiva, especialmente porque en el preciso momento en el que experimentamos un deseo de que no termine nunca es cuando empezamos a sufrir. ¿Qué podemos hacer al respecto? La respuesta es sencilla: adquirir hábitos que nos hagan sentir bien, satisfechos y felices, de tal manera que cada vez pasemos más tiempo experimentando esos estados, ya que progresivamente esto refuerza las conexiones relacionadas con estas sensaciones y emociones positivas y la respuesta neuroquímica asociada con cada una de ellas. Así que integrar estos 4 hábitos a tu vida cotidiana puede ser el primer paso para incrementar  tus niveles de felicidad: 

 

 

1. Cultiva la gratitud

Con frecuencia tendemos a centrarnos en las cosas que están mal o aquello que nos falta, así como en los aspectos de cada experiencia que no son como quisiéramos, las veces en que hemos fallado y, en resumen, el lado insatisfactorio de la vida, en lugar de identificar y apreciar todas las cosas que sí tenemos, sí hemos hecho, que otros hacen por nosotros y las cosas que son aún mejor de lo que pensábamos. ¿Cómo cambiar nuestra atención de un lado del espectro al otro? La respuesta es simple: a través de la gratitud. Porque para agradecer primero necesitamos notar aquello por lo que nos disponemos a dar gracias y, cuando lo expresamos con frecuencia, recibimos gratitud y bondad de vuelta. De acuerdo con estudios realizados por el doctor Martin Seligman, las personas tienden a experimentar un aumento de felicidad y una disminución de los síntomas asociados a la depresión después de escribir cartas de agradecimiento a alguien a quien nunca le expresaron su gratitud. 

 

 

2. Saborea cada momento

Saborear tiene que ver con poner atención al momento y permitirnos notar las cosas buenas, además de tomarnos nuestro tiempo para profundizar en las sensaciones placenteras, tanto físicas como emocionales. Puede que el ejemplo más claro de cómo funciona esto sea cuando paladeamos una bebida o alimento que realmente nos encanta tratando de notar su olor, sabor, textura y cómo eso nos hace sentir bien, pero este mismo tipo de atención puede aplicarse a otras muchas actividades, de tal manera que puedes realizarlo mientras caminas, te transportas de un lugar a otro, hablas con un amigo, lees algo que te agrada o realizas cualquier actividad que te apasione. Investigaciones llevadas a cabo por el professor Fred Bryant de la Universidad Loyola de Chicago han demostrado que aquellas personas que saborean la vida suelen sentirse más satisfechas con su vida y optimistas en general.  

 

 

3. Sé generoso

Es verdad que a la mayoría de nosotros nos educan para “no tomar las cosas ajenas”, pero también es sumamente beneficioso practicar el mismo principio de manera positiva. Es decir, ser generosos con los demás, con lo cual nuestro panorama se amplía: no sólo se trata de no tomar de otros sin permiso, sino que también se trata de dar libremente. Porque cada vez que lo hacemos, damos felicidad a otros y consecuentemente nos sentimos más satisfechos, útiles y conectados a la vida, por lo cual los sentimientos de estrés, aislamiento, ansiedad y enojo también se disuelven. El doctor Stephen G. Post, fundador del Instituto para la Investigación sobre el Amor Ilimitado, ha estudiado los efectos del altruismo y la compasión. Su trabajo ha demostrado que cada vez que damos algo no sólo hay un efecto en nuestro sentimiento de satisfacción y realización personal sino que la salud física también se ve afectada positivamente, llegando a prolognar la longevidad de las personas y disminuir la depresión. 

 

 

4. Practica la empatía

La empatía es la habilidad de conectar con otros porque te importan. Implica poder imaginar sus ideas, conductas e historia personal y ponerte en su lugar. Quizá suene a mucho trabajo, y es cierto que requiere salir de la pasividad habitual para involucrarse activamente con otros al tiempo que sosegamos nuestros prejuicios para poder abrirnos a ellos. Sin embargo, las recompensas son muchas, pues tendemos a ser menos prejuiciosos, lo cual disminuye los sentimientos de ira y frustración. Además es una excelente forma de desarrollar la paciencia y mejorar nuestras todas nuestras relaciones interpersonales. 

 

 

Con infomación de Happify

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Qué te hace feliz?

Te podría interesar

Te podría interesar