Aspiración espiritual: ¿cómo fomentarla en el corazón?

Enrique Fedez / 2017-05-29

La aspiración espiritual es probablemente el aspecto mas difícil de cultivar. Y te preguntarás: ¿por qué afirmo esto? Porque requiere un corazón purificado de deseos y completamente dedicado a la divinidad. Es un corazón que se pone de cabeza, apuntando hacia la realidad suprema. Y nada puede regresarlo a apuntar a la Tierra, se mantiene como una copa vacía que está esperando que el néctar eterno lo llene.

 

Este estilo de corazón no es fácil de conseguir. Significa enamorarse de la divinidad en cada segundo una y otra vez, quedar intoxicado por el amor divino, emborracharse con una sola gota de ese amor y el anhelo de seguir saboreándolo hasta que el amante se convierte en el amado. No hay mejor manera de mantener esta locura amorosa que unirse a los amantes que buscan esta divinidad en la vida, ya que su aspiración por la verdad es contagiosa y sus palabras tocan el corazón para apuntarlo hacia lo divino.

 

Es muy importante aclarar en este momento lo que la descripción de “divinidad" o "divino” puede abarcar. Y en realidad depende de ti considerar qué es (en caso de existir para ti) aquello que es lo más divino, aquello de lo que somos parte. Algunas personas se refieren a esto como universo, cosmos, Dios, El Supremo, La Unidad, El Corazón Espiritual, y en ocasiones lo más práctico es que cuando estés expuesto a estos conceptos, en tu mente los sustituyas por el que a ti te haga sentir en sintonía con tu corazón, ya sea que lo experimentes como algo externo o como algo dentro de ti.

 

Esta es sólo una probadita de algunos de esos amantes que han anhelado lo divino en todo su corazón:

 

Sólo una cosa pido del señor, es lo único que busco, que pueda sumergirme en la casa del señor todos los días de mi vida, admirar su belleza y buscarle en su templo (Salmo 27:4).

 

Al final, nadie puede buscar a Dios a menos que ya lo haya comenzado a encontrar. Nadie puede encontrar a Dios si no ha sido antes encontrado por Él. Un monje es una persona que busca a Dios porque ya ha sido encontrado por Dios (Tomas Merton, La vida silenciosa).

 

El deseo de ser uno con Dios es el mayor deseo (Pramahansa Yogananda).

 

Recomendaciones para mantener o fomentar esta aspiración espiritual viva en el corazón:

1. Leer libros de maestros espirituales.

 

2. Cultivar el hábito de la lectura de poesía espiritual.

 

3. Meditación basada en tradiciones espirituales.

 

4. Acercarte a un maestro que pueda guiarte.

 

5. Practicar canto de mantras o alguna disciplina espiritual de manera habitual.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar