6 formas en que bañarse con agua fría mejora la evolución espiritual

Harmonía / 2016-12-06

Durante el primer momento el agua fría sobre el cuerpo se siente como una clase de tortura, es cierto. A veces, cuando intentamos bañarnos con agua fría porque quizá hemos escuchado previamente sobre los beneficios de hacerlo (o porque no pagamos el gas), dudamos si vale la pena hacerlo cuando sentimos el temblor por el frío en el cuerpo. Sin embargo, unos segundos más y listo, pronto nos acostumbramos al agua fría y logramos bañarnos con calma.

 

Si eres de los que consiguen sobrevivir en esta misión, debes saber que existen múltiples beneficios al hacerlo. Aquí te contamos qué ventajas tiene bañarse con agua fría y de qué manera puede mejorar tu vida en todos los aspectos, incluyendo el físico y el espiritual. 

 

1. Beneficios en el cuerpo

Bañarte con agua fría ayuda a mejorar el estado de alerta, reducir la grasa, acelerar el metabolismo, mejorar la piel y el cabello, mejorar la circulación, aumentar la cantidad de espermas y testosterona, mejorar el sueño y la recuperación de los músculos. Los beneficios en el cuerpo fomentan el desarrollo del espíritu, pues la salud física siempre es clave para avanzar en el camino de lo espiritual. 

 

2. Ejercicio de voluntad

Si te decimos que bañarte con agua fría tiene múltiples beneficios en tu cuerpo como los que hemos mencionado arriba y te animas a intentarlo, entonces estarás ejercitando tu voluntad. Esa misma voluntad es la que te permite dejar de fumar, de beber, hacer ejercicio y comer bien. Es la voluntad que mira por tu salud incluso cuando implica un sacrificio.

 

3. Práctica de la tolerancia

Estar bajo el agua fría es incómodo al principio, evidentemente. Pero resistir y acostumbrarse a estar un poco incómodo es una excelente lección de tolerancia. Aprender a disfrutar incluso las situaciones que no nos resultan ideales demuestran nuestra capacidad para estar bien en cualquier contexto, es decir, ser tolerantes.

 

4. Lección de gratitud

Es cierto que muchas veces no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos. Por eso, bañarse con agua fría puede ayudarte a valorar la suerte que es tener agua caliente, porque como sabrás, este no es un beneficio tan común en países con problemas de dinero y de repartición de bienes como el agua.

 

5. Invitación a meditar

Siempre que una situación te incomode, lo mejor que puedes hacer es meditar. Ya sea que medites mientras estás en el auto parado en el tránsito o que medites cuando el avión está aterrizando. También puedes hacerlo mientras te bañas con agua fría. Por eso, si te sientes incómodo al hacerlo, medita y aprende a aceptar el presente tal y como es.

 

6. Recordatorio de la humildad

Algunas personas dedicadas a la espiritualidad prefieren bañarse con agua fría como un recordatorio de la humildad que quieren mantener. Bañarse con agua fría es una invitación para recordar nuestra cualidad de humanos y nada más que eso. Tenemos frío, tenemos miedo, tenemos esperanzas y sabemos reír. No importa el puesto en la oficina, no importa el dinero en la cartera. Todos somos humanos al final.

 

Sigue con Bañarse después de hacer ejercicio es malo para la salud. ¿Mito o realidad?

 

Fuente

High existence

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Te bañas con agua fría?
¿Qué beneficios has experimentado?
¿De qué otra forma practicas la evolución espiritual?

Te podría interesar

Te podría interesar

cuidado_personal/no_existen_enfermedades_solo_desequilibrios