Yoga para recibir el 2017 con el corazón

María Elena Esparza / 2016-12-28

El inicio de un nuevo año es uno de los momentos más emocionantes: nos permite renovar compromisos positivos con nosotros mismos y nuestro entorno, abre la oportunidad para mejorar hábitos, emprender caminos y decretar intenciones para el ciclo que inicia. Hay mil rituales para llamar a la buena fortuna, pero ¿qué tal si para recibir al 2017 además de dar la vuelta con las maletas, comprar el borreguito y usar ropa interior roja, pruebas activar la abundancia y el amor desde tu propio cuerpo?

 

Para eso te comparto esta sencilla secuencia de yoga que está enfocada en abrir el corazón, no sólo como el motor vital del cuerpo físico sino como el punto energético en el cual radica nuestro cuarto chakra, que estimula el amor incondicional y la generosidad. Las posturas son para todo nivel y lo único que necesitas para practicarlas es ropa cómoda y un espacio silencioso. La manera de contar cuánto permaneces en cada postura es a través de la respiración: inhala y exhala por la nariz para un ciclo completo; puedes quedarte de cinco a 10 respiraciones en ellas, según el tiempo que tengas disponible. Para profundizar este trabajo energético te recomiendo también practicar la rutina para dejar ir el 2016.

 

1. Raíces firmes para crecer

Empezamos de pie, en la Postura de la Montaña. Puedes juntar tus pies o separarlos ligeramente, cierra los ojos y deja tus manos junto a la cadera con las palmas hacia el frente. Siente cómo tu peso llega desde la cabeza hasta los pies, que te arraigan a la tierra. Haz conciencia sobre esta sensación de estabilidad y piensa con firmeza y libertad en lo que necesitas durante el 2017.

 

2. Ábrete al futuro

Para hacer el Guerrero Radiante da un paso largo hacia atrás con el pie derecho y deja esa pierna extendida, flexiona la rodilla izquierda y cuida que no rebase la línea de tu tobillo. Alarga el torso y flexiona tus manos atrás de la cadera de manera que se junten los omóplatos y se abra el pecho, lleva la mirada hacia arriba y sonríe a todas las experiencias que vivirás en el nuevo año. Repite del otro lado.

 

3. Baila, baila, baila

La Postura del Bailarín es brillante y bella, dos atributos que todos esperamos del nuevo ciclo. Para practicarla acerca el pie derecho a la cadera y sostenlo con la mano derecha, lleva el brazo izquierdo hacia el cielo y encuentra el equilibrio; si lo tienes claro, profundiza separando el talón de tu cuerpo de forma que se arquee la espalda y se abra el pecho. Queda y luego cambia de lado. La vida es un baile: muestra tus mejores pasos este 2017.

 

4. Propósitos nuevos, corazón contento

Acuéstate con las rodillas flexionadas y abiertas al ancho de la cadera para hacer la Postura del Puente. Inhala y al exhalar sube la cadera con la fuerza del abdomen, tu cuerpo ahora se apoya en la espalda alta y la cabeza por lo que no debes mover el cuello. Haz conciencia sobre tu corazón, imagina cómo con cada latido se llena no sólo de sangre sino de energía para lograr todo lo que te has propuesto.

 

5. Gracias por las sorpresas

Extiende tus piernas y junta los pies en punta, apóyate en los antebrazos como cuando te asoleas en la playa, nuevamente expande tu pecho y deja caer la cabeza hacia atrás. (Si tienes lesiones cervicales, deja la cabeza en posición neutral). Mientras haces la Postura del Pez reconoce que el año traerá todo tipo de sorpresas, algunas serán muy buenas pero seguro también habrá momentos difíciles o desafiantes. Todos te harán más fuerte si sabes aprender sus lecciones. Antes de regresar a la rutina, descansa unos minutos con tus ojos cerrados y la atención en tu respiración.

 

Recibe 2017 con el corazón lleno de energía. Deseo que todos tus decretos se concreten y que cada uno de los 365 días que vienen sean plenos en felicidad, amor y abundancia.

 

NAMASTE.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Cómo sueles recibir un nuevo año?
¿Añadirías algo a esta secuencia de yoga?

Te podría interesar

Te podría interesar