¿Tus hábitos y emociones cambian la genética de tu hijo?

bbmundo / 2017-07-24

Lo que comes, la forma en que piensas y tu estilo de vida afectan la salud de tu organismo y la salud de tu hijo. La ciencia empieza a confirmar que incluso afectará la salud de tus nietos y más descendencia. 

 

¿Las experiencias de tus abuelos pueden afectar el desarrollo genético de tu hijo? La epigénetica o herencia epigenética transgeneracional es una ciencia novedosa que estudia cómo los factores ambientales afectan o modifican la salud no sólo de quienes están expuestos a ellos sino también de sus descendientes, al cambiar cómo se activan o desactivan ciertas instrucciones genéticas, no los genes mismos.

 

Para decirlo de manera más sencilla: los malos hábitos alimenticios pueden “activar” el gen de la diabetes o la tendencia a la obesidad y “desactivar” ciertos genes relacionados con la longevidad o el control del apetito. Lo mismo con fumar, con las adicciones o el estrés. Cada vez más estudios afirman que la forma en que los papás viven, manejan la tensión y las emociones puede cambiar la manera en que las células (que es donde se encuentran nuestros genes) se desarrollan. Esto vale para la salud y para la enfermedad.

 

Un artículo publicado en Front Psychiatry encontró que hay fuerte evidencia de que las experiencias en los primeros días y meses de vida forman el cerebro, no sólo emocionalmente, sino a nivel celular. Un bebé en un ambiente amoroso tiene muchas más posibilidades de ser un adulto con salud emocional.

 

Te puede interesar: Lo que tu bebé necesita para un buen desarrollo

 

En relación con la epigenética han surgido otras ramas de estudio en la neurociencia, la psicología y la biología que parten del principio de que el ambiente afecta a los genes de forma más rápida de lo que antes se consideraba. Esto es una excelente noticia, porque quiere decir que lo que hoy hagas diferente pude cambiar tu historia y la de tus hijos.

 

La bioneuroemoción es una de estas ramas. Según su fundador, Enric Corbera (del instituto con su nombre):

somos la expresión de nuestros genes –genoma–, pero sobre todo, somos la expresión de nuestro epigenoma. De alguna forma, nuestras vidas son la expresión de estos programas; y cuanto antes tomemos conciencia de ello, tendremos las herramientas para poder sanarnos de una forma simple, llana y plena que nos permitirá ser más dueños de nuestros destinos. 

 

En conclusión, a pesar de que cada ser humano nace con un código genético, sus pensamientos, emociones y hábitos cambian qué instrucción genética se activa. El poder de lograrlo radica en qué tan consciente seas de tus actos y decisiones. Elige comer más saludablemente, trabaja tus emociones, descansa y haz ejercicio. Obsérvate y, al tomar mayor conciencia, podrás reescribir el futuro genético de tu familia.

Queremos ayudarte a encontrar las mejores ofertas enfocadas en bienestar durante El Buen Fin.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: