Tu fatiga podría ser un signo de que algo no anda bien con tu tiroides

Harmonía / 2016-07-06

Seguramente nos hemos preguntado más de una ocasión porqué si “comemos bien”, hacemos ejercicio y tomamos una cantidad adecuada de agua, nos sentimos constantemente agotados y desfallecemos sin motivo aparente. Además de que tenemos problemas para dormir y no podemos alcanzar la talla que nos propusimos a principio de año. A lo mejor tenemos un problema de distintas dimensiones más allá de nuestra voluntad, un problema con la tiroides.

 

La tiroides es una glándula tan poderosa que es capaz de regular hormonalmente los órganos, tejidos y células del cuerpo, incluyendo el cerebro y corazón, y en general rige nuestro metabolismo. Cuando la tiroides no funciona correctamente, ninguna de nuestras funciones orgánicas lo hará bien. Podemos identificar fácilmente los síntomas de ese problema: el aumento o disminución de peso, cansancio y debilidad muscular, trastornos menstruales y de fertilidad. Pero será preciso consultar a un especialista, el cual por medio de estudios clínicos podrá ofrecer un diagnóstico claro y verídico de nuestra condición. 

 

Te explicamos brevemente cuatro problemas de la tiroides y qué hacer en cada uno de ellos:

 

1. Trastornos autoinmunes de tiroides.

Se estima que hasta un 90 por cierto de todos los casos de hipotiroidismo son de naturaleza autoinmune. El tratamiento para este fenómeno consiste en una dieta con los nutrientes adecuados, dieta de eliminación para limpiar el intestino, o bien utilizar baicalina, un compuesto natural que promueve la generación las células T que son las reguladoras del equilibrio del sistema inmunológico.

 

2. Resistencia a las hormonas  tiroideas.

No es una disfunción directa de la tiroides, sin embargo se caracteriza por una producción irregular de las hormonas tiroideas, principalmente las células T3. Esta disfunción hace que los receptores de células sean alterados y  produzcan toxinas, que  generan una sensación de fatiga y somnolencia. El tratamiento más común consiste en un plan de alimentación antinflamatorio que incluya cúrcuma y alimentos con resveratrol.

 

3. Globulina fijadora de tiroides.

Es una proteína que transporta hormonas tiroideas en el torrente sanguíneo y es un marcador común en mujeres que utilizan píldoras anticonceptivas o cremas de estrógeno. Cuando los niveles de TBG están elevados, causan un aumento de las hormonas tiroideas unidas a proteínas, las cuales no pueden ser utilizadas por el cuerpo. Habrá que desintoxicar el cuerpo de una forma natural por medio de una alimentación balanceada.

 

4. Hipotiroidismo secundario o hipofisario.

El eje hipotálamo pituitario tiroideo es la línea de comunicación entre el cerebro y la glándula tiroides, cuando acontece este trastorno se debe a una menor liberación de células T3 y T4, fenómeno que causa ausencia de energía, enfriamiento de manos y pies, hipercolesterolemia, depresión y alteraciones cognitivas. El tratamiento recomendado consiste en una dieta rica en yodo y selenio.

 

¿Has presentado los síntomas antes descritos? No te preocupes, antes de autodiagnosticarte o tomar algún tratamiento, acude con un especialista. Seguramente comenzarás con una valoración médica-nutricional. Y a propósito, ¿crees que estas comiendo bien?

 

Con información de Mind Body Green 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: