Top 10: Tips para dejar de fumar

Harmonía / 2016-05-30

Cuando una persona deja de fumar ocurren múltiples beneficios en su salud. Por ejemplo, se ha demostrado que cuanto antes deja una persona de fumar, mayor esperanza de vida tendrá. Un exfumador notará que de inmediato (a los tres meses) recuperará el olfato y el gusto, así como mejorará su función pulmonar, por lo que dejará de toser y se reducirá la fatiga y la congestión. Cuando transcurra un año sin fumar, se reducirá a la mitad el riesgo de una enfermedad cardiovascular, aunque no será similar a una persona que nunca ha fumado hasta que pasen 15 años. Además, luego de cinco o 10 años, los exfumadores tendrán el mismo riesgo de infarto cerebral que un no-fumador; a los 10 años el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón será entre un 30% y 50% menor al de las personas que siguen fumando.

 

El 60% de los fumadores se ha planteado al menos una vez el dejar de fumar, aunque siguen siendo frecuentes las recaídas. Para ayudarte a contrarrestar este problema, te damos 10 tips para dejar de fumar.

 

Establece una fecha

Piensa en un plazo para dejar de fumar. Concéntrate en que a partir de esa fecha no comprarás ni consumirás cigarros.  

 

Comparte tu experiencia

Para aumentar las probabilidades de éxito, es recomendable contarle a tus amigos y seres queridos que piensas dejar de fumar. Así pueden respetar tu decisión e incluso unirse a tu causa, lo cual facilita tu propio proceso.

 

Modifica tu vista

Aleja de tu vista todo lo relacionado con el cigarro como fotografías, ceniceros, encendedores y cajetillas.

 

Aprende del pasado

Si ya intentaste dejar de fumar alguna vez, pero no tuviste éxito, aprovecha esta segunda oportunidad para evitar los errores que hayas cometido antes. Piensa cuál es el cigarro que más trabajo te cuesta dejar y busca sustitutos para éste específicamente. Observa tu contexto y trabaja con los elementos que te conducen a fumar.

 

Ni un cigarro más

El exfumador necesita dejar el cigarro por completo. La nicotina, al igual que otras drogas como la cocaína, tienen un fuerte poder adictivo que despierta los receptores y te hacen querer más. Lo ideal es dejar de fumar por completo y así cerrar este ciclo de un hábito tan dañino para la salud.

 

Diseña una nueva rutina

Si quieres un cigarro es un buen momento para realizar alguna otra actividad que tengas ganas de hacer. Por ejemplo, salir a caminar, leer un libro, etc. Lo importante es distraerse del deseo impulsivo de querer fumar.

 

Modifica tu perspectiva

Nota las ventajas que tiene dejar de fumar en vez de pensar en lo complicado que puede ser hacerlo. Mantén tus motivos claros y constantes para permanecer con tus intenciones bien direccionadas.

 

Haz ejercicio

Como parte de los nuevos hábitos que adquieras al dejar de fumar, considera el hacer ejercicio. Observa cómo mejora tu rendimiento cuando has dejado el cigarro y piensa si este hecho es una ventaja que te gustaría conservar. El deporte ayuda de manera natural a mejorar la calidad de nuestros hábitos.

 

Complementa con hábitos saludables

Te recomendamos cuidar tu alimentación y estilo de vida mientras dejas de fumar. Por ejemplo, no tomar alcohol puede reducir el riesgo de recaer en la adicción, pero esto debe hacerse en la medida en que te sientas cómodo, pues no es fácil cambiar de hábitos por completo de un día para otro. Lo que sí es que comenzar a prestar atención a nuestro cuerpo y sus necesidades te puede conducir a un cuidado integral de tu salud, en el cual ya no querrás fumar porque te hace daño.

 

“Sólo por hoy”

Trabaja día por día. En las mañanas decreta que durante ese día no fumarás y lleva a cabo tu intención. Trabajar con el “sólo por hoy” ayuda a ser realistas con nuestro compromiso. Así cada día es una nueva oportunidad para dejar de fumar.

 

Si durante el proceso experimentas un intenso deseo de nicotina, ansiedad, inquietud, tensión, poca concentración, somnolencia, dolor de cabeza, irritabilidad o aumento de peso, recuerda que esto es normal y se denomina “abstinencia”. Con el tiempo y la constancia disminuyen hasta desaparecer por completo.

 

Dejar de fumar es un proceso. Es importante considerar cada intento como un paso hacia la meta y no como un fracaso que pueda impedirnos tener éxito en esta misión. Recuerda que también puedes recibir apoyo externo para dejar de fumar como son las terapias por teléfono, sesiones en grupos de ayuda, tratamientos médicos o hasta aplicaciones para celulares. ¡No te rindas! Siempre es bueno luchar por una mejoría en nuestros hábitos.

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar