Todo lo que necesitas saber si eres novato en el gimnasio

Harmonía / 2016-03-01

Ponerte en forma es una de las mejores decisiones que puedes tomar en tu vida. Y, si bien es cierto que el gimnasio no es para todos y hay muchas otras formas de ejercitarte, si ya tomaste la decisión de asistir por primera vez, nosotros te acompañamos para que tengas todo cubierto. 

 

1. Elegir el gimnasio

Para alguien que nunca ha asistido a uno, todos los gimnasios podrían parecer iguales: lugares con clases y aparatos donde la gente va a hacer ejercicio. Sin embargo, es muy importante que elijas el más adecuado para ti. Esto significa considerar aspectos como el precio, los horarios, los instructores, el tipo de aparatos y clases que te interesan, los servicios adicionales como sauna, vapor, cafetería, etc. Además, algunos gimnasios ofrecen paquetes que puedes armar según tus necesidades, no te olvides de preguntar por ellos.

 

2. Conseguir un outfit adecuado

Si eres de esas personas que usa la "ropa de ejercicio" como pijama o para pintar las paredes un fin de semana, quizá sea momento de renovar tu guardarropa en ese sentido. No tiene que ser ropa cara pero sí cómoda. Los gimnasios no son pasarelas, no necesitas los tennis de moda ni la mejor chamarra, sólo ropa que te permita moverte y transpirar. Ojo: si siempre has considerado una camiseta tres tallas más grande como sinónimo de comodidad quizá necesites un poco más de orientación. No hay nada malo con la ropa holgada, siempre y cuando no sea muy holgada, recuerda que te ejercitarás con aparatos, evita que tu ropa pueda atorarse en ellos poniéndote en riesgo.

 

3. Preparate físicamente

No, esto no significa que tienes que entrenar para empezar a entrenar. Pero si hay tres cosas que puedes hacer antes de asistir por primera vez al gimnasio y que te ayudarán a tener una mejor experiencia: hidratarte, comer bien, haber descansado. Estás a punto de pedirle a tu cuerpo que haga un esfuerzo que nunca le habías pedido antes y necesitas prepararlo con una buena noche de sueño, alimentos ricos en proteínas y carbohidratos complejos que se liberen lentamente (como lácteos, frutas y cereales) y una hidratación adecuada.

 

4. Pedir ayuda o instrucciones

La primera vez que asistimos a un gimnasio nos sentimos como si de pronto visitáramos las instalaciones de la NASA, no enténdemos las dinámicas, no sabemos dónde dejar nuestras cosas, no sabemos cómo usar correctamente los aparatos, y, lo peor del caso, no preguntamos. Es cierto que puedes aprender nada más observando, pero algunas veces pedir indicaciones puede ahorrarte muchos problemas. No dudes en preguntar absolutamente todo hasta tenerlo claro ni en pedir ayuda para ajustar los aparatos a tus necesidades. 

 

5. No perder la motivación

Esto es algo que tienes que saber, si has decidido comenzar en el gimnasio, más vale que no esperes ver resultados al día siguiente o te desmotivarás y abandonarás. Debes tener paciencia y ser constante, y, cuando menos lo esperes, comenzarás a notar cambios. No sólo en tu aspecto físico, sino en tu estado de ánimo, tendrás más energía, te sentirás más contento y descansarás mejor. No te desanimes, las primeras semanas son las más difíciles, una vez que las superes te sentirás feliz de haber persistido. Checa nuestros tips para mantenerte motivado.

 

Y, por último, recuerda que esto lo haces por ti. Utiliza esa frase como mantra cada vez que sientas que te quieres arrepentir. Esta también es una forma de quererte. Ánimo.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar