Tienes 5 cuerpos, ¡y todos hacen yoga!

María Elena Esparza / 2016-11-18

¿Cuántas veces has escuchado que el yoga trabaja con tu cuerpo, mente y espíritu? Hay una razón filosófica para esa idea con la que siempre asociamos la práctica.

 

Imagínate una matrioshka, la famosa muñeca rusa que se abre una y otra vez para dejar al descubierto otras más pequeñas en su interior. Así es nuestro Ser en la filosofía yogui: un conjunto de cinco capas que se denominan koshas. Cada una es más sutil e imperceptible que la anterior, pero todas pueden activarse o relajarse con técnicas de yoga.

 

Saber de qué se encarga cada kosha y cómo puedes “ejercitarlo” es como tener un mapa que te marca la ruta al bienestar cotidiano, dependiendo de lo que necesites cada día. Por eso, ahora te comparto las descripciones de nuestras cinco envolturas y consejos para trabajarlas; toma en cuenta que están ordenadas de la más densa a la más sutil y no dejes que sus nombres te distraigan, lo más importante es su definición.

 

1. Anamaya Kosha

Es el cuerpo físico, el que se puede tocar: la piel, los huesos, músculos y órganos. Se nutre de alimento y gracias a él existimos en este plano, pues contiene a todos los demás. Para trabajarlo con yoga, hacemos posturas que lo fortalecen, flexibilizan y equilibran.

 

2. Pranamaya Kosha

Es tu capa energética y se compone de los siete chakras y 72 mil canales que forman una red como la del sistema circulatorio, pero en lugar de sangre distribuyen estímulos de luz y energía. Si quieres conectar con él, haz ejercicios de respiración.

 

3. Manomaya Kosha

Las emociones e ideas habitan en esta capa, es el lugar de la mente consciente. Aquí ocurre la función del pensamiento y se procesa lo que el oído, el tacto, la vista, el gusto y el olfato perciben. Una buena forma de trabajarlo es a través de los mantras; si nunca los has cantado, empieza por repetir OM tantas veces como lo sientas necesario.

 

4. Vigñanamaya Kosha

Es la envoltura de la mente inconsciente y está compuesta de la inteligencia e intuición. Aunque parece inalcanzable, podemos entrar en contacto con esta capa a través del Savasana o Postura del Cadáver, en la cual relajamos el cuerpo para contemplar nuestros pensamientos y renacer libres de patrones mentales.

 

5. Anandamaya Kosha

¡Gozo! Eso hay en este cuerpo, la capa dichosa y bienaventurada en cuyo centro habita nuestro Ser libre de tiempo, espacio e individualidad. La meditación es la herramienta que tenemos para llegar hasta este cuerpo tan sutil.

 

Ya conoces el camino, ahora recórrelo y disfrútalo.

NAMASTE

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Haz logrado conectar con cada cuerpo?
¿Qué sensación te deja la práctica de las koshas?

Te podría interesar

Te podría interesar