Si te duele el estómago, controla esta emoción

Artículo en colaboración con: Salud 180 / 2016-04-11

Cada persona experimenta emociones que impactan de forma positiva o negativa en su organismo; un ejemplo es la estrecha relación entre el estrés y los problemas gastrointestinales.

 

Investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard aseguran que los trastornos gastrointestinales como inflamación, dolor abdominal, diarrea y estreñimiento se presentan en el 70% de la población, y afectan más a mujeres que hombres.

 

 

¡Controla tus emociones!

 

El aparato digestivo está regulado por el sistema nervioso autónomo, que a su vez está condicionado por la mente y las emociones, según estudio de la mencionada universidad.

 

“Cuando una persona está estresada su digestión se ralentiza o detiene, para que el cuerpo asimile la emoción y reaccione ante ésta. Incluso, se puede registrar desde dolor abdominal hasta diarrea”.

 

Entre los consejos que dan los especialistas de Harvard, además de tener un control de tus emociones, está que sigas las siguientes recomendaciones.

 

1. Respiración profunda

Inhala de forma lenta para que los músculos que se encuentran en la parte alta del abdomen se muevan de forma rítmica. Este método genera más oxígeno en los pulmones lo que garantiza una mayor ventilación y purificación del cuerpo.

 

2.  Meditación

En esta disciplina eres consciente de las emociones, y la puedes practicar en cualquier lugar; basta con pensar algo positivo que te genere paz. Al hacerlo de forma cotidiana mejoras la concentración, la relajación y reduces el estrés.

 

La meditación se puede combinar con algunas posturas de yoga, que además de relajar ayudan a que el sistema nervioso se sosiegue.

 

3. Terapia

Los psicoterapeutas guían a la persona a que encuentren el origen del estrés, y cambien los pensamientos y emociones que influyen en la producción de los malestares digestivos.

 

4. Alimentos ricos en probióticos

Además de estas disciplinas es importante cuidar la alimentación, porque es directamente proporcional a las reacciones del estómago.

 

Si consumes alimentos lácteos fermentados, como el yoghurt con probióticos, puedes disminuir la intensidad y la aparición de malestares digestivos menores como sensación de inflamación, ruidos intestinales, gases y malestar.

 

Al seguir puntualmente estas pautas de salud mental y corporal se logra un buen control del estrés, básico para tomar decisiones acertadas y evitar que repercuta negativamente en tu salud digestiva.

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar