Respiraciones de yoga para reducir el estrés

Harmonía / 2016-02-17

Controlar nuestra respiración en momentos de estrés es imprescindible, pues uno de los principales cambios fisiológicos que presenta el cuerpo al sentir estrés es la activación del sistema nervioso simpático y, por lo tanto, el aumento en el ritmo de nuestra respiración, que deja de ser profunda y se vuelve mucho más veloz. Además, el estrés provoca síntomas de malestares digestivos como sensación de inflamación, tránsito lento y gases, entre otros. ¿Te ha pasado que en una situación de estrés sientes dolor de estómago? Evítalo con estas respiraciones de yoga que incorporan tres factores importantes para reducir el estrés: un buen control de la respiración, la realización de diferentes posturas y una meditación y relajación profunda.

Conoce estos ejercicios de respiración que te ayudarán a aliviar el estrés. Realiza cada uno de ellos de seis a 12 veces.

 

Te recomendamos: Respiración consciente, ¿por qué importa?

 

1. De tres en tres

Sentado trata de respirar por tiempos de tres: inhalas en tres tiempos, retienes durante tres tiempos y exhalas en tres tiempos por la nariz. Procura que al retener no tenses tu cuerpo.

 

2. Desde el diafragma

Se trata de respirar lentamente con la concentración en la expansión del diafragma. Cuando inhales observa que estés inflando tu estómago (puedes basarte en el movimiento de tu ombligo) y que al exhalar liberes todo el aire acumulado. Debe haber poco movimiento en pecho y los músculos no deben estar tensos.

 

3. Con sonido

Inhala despacio y al exhalar haz en voz alta algún sonido. Puede ser ¡ah!, por ejemplo. Eso le ayuda a tu cuerpo a sentir que todo está bien.

 

4. Recorrer el cuerpo

Sentado con la espalda recta recorre con tu mente el camino de la respiración. Cuando inhales concéntrate en el aire desde el vientre y siente como recorre tu estómago, pecho, corazón, garganta y cabeza. Exhala por la nariz. Repite varias veces sin dejar de imaginar el aire pasando por cuerpo.

 

5. Aumentando tu exhalación

Inhala y al exhalar por la nariz concéntrate en prolongar el tiempo de expulsión del aire. Hazlo cada vez más despacio. Trata de no concentrarte tanto en la inhalación como en la exhalación. Puedes contar el tiempo en el que exhalas para ir midiendo qué tanto puedes prolongarlo, pero si lo haces no te tenses, sólo piénsalo por un momento y déjalo pasar.

 

Para complementar estos ejercicios y contribuir a disminuir el estrés, puedes pensar que estás tranquilo o puedes concentrarte en la forma en que el aire recorre tu cuerpo y te ayuda a relajarte.  También te recomendamos mantener pensamientos positivos y una  alimentación y estilo de vida saludables. Recuerda que lo que comes y haces afecta directamente en tu bienestar emocional. Esperamos que te sientas mejor, no olvides que tú tienes todo el poder para controlar el estrés.

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: