Recalibra tu reloj interno y recupera tu peso

Harmonía / 2017-01-24

Después de las desveladas y el exceso de comida y bebida de las fiestas decembrinas, tu organismo se encuentra aún desajustado y necesita volver a su rutina para retomar los hábitos saludables.

 

Investigaciones recientes han demostrado que tu reloj interno tiene mayor influencia en tu peso que el propio metabolismo o el número de calorías que consumes. Entre más en equilibrio estén tus ritmos naturales, más fácil te será recuperar la figura. El problema es que tu reloj se desajusta por elegir los alimentos equivocados, dormir mal o poco y sufrir estrés (lo que vivimos casi a diario).

 

6-8 a.m. ¡Buenos días!

El amanecer activa tu motor bioquímico para ponerte en estado de alerta al liberar cortisol, la hormona que incrementa los niveles de azúcar en la sangre. Es recomendable esperar por lo menos 1 hora para hacer un desayuno completo; sin embargo, hacer una colación te permite estar listo para iniciar el día.

 

9 a.m. Desayuna

Hazlo de manera saludable con alimentos variados. Diversos estudios demuestran que un desayuno rico en proteínas y carbohidratos ayuda a comer menos a lo largo del día. Añade grasas buenas para asegurar una liberación de energía lenta y constante durante todo el día. Se recomienda el consumo de fruta durante el desayuno y ésta puede estar acompañada de un yoghurt con probióticos que ayude a mantener la salud digestiva.

 

10-11 a.m. El coffee break

Es una buena hora para tomar café; no antes. ¿Por qué? Porque la cafeína reduce los efectos del cortisol, haciéndote dependiente del café para tener energía cada mañana. Espera a que la hormona baje a su nivel natural (a esta hora) para tomar una taza de café.

 

1-2 p.m. Hora de comer

Entre más temprano, mejor… Las investigaciones sugieren que quienes comen más temprano pueden tener un peso más saludable, siempre y cuando lo hagan despacio y respeten la cantidad de comida necesaria para obtener los nutrimentos adecuados para el día a día. Si sabes que comerás tarde, toma algún snack rico en proteína antes de tu comida.

 

3 p.m. Última dosis de cafeína

Luego de la comida, incluso cuando es balanceada y moderada, tu energía decae por la tarde (otro bajón de cortisol). Puedes tomar un poco de cafeína, pero más tarde ya no se recomienda (ni té, ni chocolate). Los estudios indican que hacerlo después de esta hora afecta tu ciclo del sueño por la noche.

 

4-6 p.m. Muévete un poco

A esta hora llegan los antojos. ¿Qué puedes hacer? Ponerte de pie, estirarte o hacer una posición sencilla de yoga, o bien, salir a dar un paseo de 10 minutos a paso rápido para recargar tu energía. La actividad física ayuda a la sangre a transportar más oxígeno a tu cerebro, incrementando tu estado de alerta y reduciendo las ganas de comer algo dulce.

 

7-9 p.m. Haz que la cena valga la pena

Tu meta es preparar un menú que combine proteínas, carbohidratos y grasas saludables como salmón o atún con quinoa y vegetales verdes. Sírvete la porción adecuada. Así como en el desayuno, el yoghurt con probióticos, acompañado con un cereal de granos enteros o una fruta, puede ser una opción para que tengas una cena ligera y así mantengas un hábito saludable.

 

10-11 p.m. Hora de dormir

Varios estudios han demostrado que quienes se acuestan demasiado tarde (después de las 11 p.m.) y duermen poco tienen mayor riesgo de padecer enfermedades del corazón, diabetes u obesidad. Saber esto seguramente te hará querer ir a la cama temprano.

 

Con información del libro The Women’s Health Body Clock

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Cómo sueles recalibrar tu cuerpo?
¿Añadirías algo que creas necesario a esta guía para recuperar tu peso?

cuerpo/