¿Qué te dice tu excremento de tu salud digestiva?

Harmonía / 2016-03-25

Usualmente se considera inapropiado discutir las excreciones corporales y definitivamente no es un tema que la mayoría de las personas quisiera discutir en la cena o en la sobremesa o quizá nunca. Pero si vamos más allá del velo de la prohibición y el tabú, la verdad es que nuestro excremento puede decirnos mucho sobre nuestra salud digestiva y cómo está funcionando nuestro cuerpo. 

 

Así que vamos a comenzar. Primero es necesario aprender qué es lo que se considera óptimo ya que se indica una buena salud digestiva. La excreción promedio es 75% agua y 25% materia sólida, que a su vez es una combinación de bacterias muertas, materia que no se ha podido digerir como cantidades importantes de fibra y celulosa, colesterol y otro tipo de grasas. En segundo lugar consideremos que el proceso de digestión toma de 18 a 72 horas y el tiempo que los desechos pasan en tu cuerpo se refleja en sus características. 

 

El color de las excreciones provee información importante sobre condiciones que pueden necesitar atención.Se considera sano y normal que las heces tengan un color café en un espectro de medio a claro, el cual se debe a la bilis secretado por el hígado. Por otro lado si es verde puede significar que ha tenido un desplazamiento rápido por los intestinos o simplemente que consumiste algo con colorante verde o muchos vegetales con hojas de este color. Si la coloración es más oscura, casi negra puede indicar un sangrado interno, aunque algunas sustancias como el hierro podrían también producir este color. Pon atención en especial si presenta alguna textura anormal. 

 

Una coloración clara casi blanca podría indicar la obstrucción de bilis, algunos medicamentos también pueden cambiar el color del excremento en este sentido. El color amarillo aunado al mal olor indica un exceso de grasa, puede ser debido a una mala absorción como la que presentan los pacientes con enfermedad celiaca. Un color rojizo o sangre es definitivamente un motivo de preocupación. Recuerda que si notas una coloración anormal o te sientes mal o simplemente algo te preocupa con respecto a este punto debes de contactar a un doctor.

 

Pasemos al siguiente punto: el olor. Seamos directos, no es que las heces tengan un buen olor pero sí hay una diferencia entre el mal olor habitual  y una peste insoportable. Esta última podría estar relacionada con problemas de mala absorción, pancreatitis, fibrosis quística o enfermedad celliaca o de Crohn. Si tienes inquietudes con respecto a esto, por favor, consulta a tu médico

 

Finalmente hablemos de la textura. Con respecto a este punto hay 7 variantes básicas: 

 

1.  Bolitas separadas como nueces.

Estos trozos normalmente son 1 o 2 cm e indican que los desechos tuvieron dificultad para pasar. Esto puede estar relacionado con una inflamación (crónica) del intestino delgado. También pueden ser una consecuencia de una dieta pobre en fibra, tratamiento con antibióticos o la falta de algún tipo de bacteria necesaria en el organismo. 

 

2. Una salchicha con bultitos. 

Esto puede deberse a constipación, ya que los desechos pasan mucho tiempo en el tracto intestinal y tienen dificultades para transitar. Además el proceso de desecharlos puede ser doloroso y causar sangrado.

 

3.Como salchicha con una superficie agrietada

Este se parece un poco al tipo anterior, pero con la diferencia de que ha podido pasar más rápidamente. Podría relacionarse con constipación.

 

4. Como salchicha pero suave y definida.

Este es básicamente el tipo ideal. Indica una salud digestiva ideal, tiempo de tránsito óptimo y evacuaciones regulares. 

 

5. Pedacitos suaves y definidos. 

Esto es típico en quienes tienen deposiciones diarias. Los segmentos son de 1 o 2 cm pero se diferencian del tipo 1 porque su textura suave indican que ha transitado sin dificultad. 

 

6. Pedacitos esponjosos y sin orillas definidas. 

Normalmente son resultado de una evacuación apresurada. Aquellas que te llevan corriendo al baño. Indican estrés y presión alta. 

 

7. Un charco.

Pues básicamente es que tienes diarrea e indica que todo a sido procesado demasiado rápido en tu cuerpo. De tal manera que tus intestinos no han tenido tiempo de absorber la cantidad de agua usual. 

 

Más allá de los tabúes y las buenas costumbres parte de aceptar nuestro cuerpo tal y como es, consiste en abordar todos sus aspectos y funciones como naturales. Además  aprender sobre como funciona nuestro cuerpo puede ayudarnos a identificar información útil sobre nuestra salud. 

 

Con información de Healthy Holistic Living.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar