¿Qué significa realmente tu dolor? Aprende a distinguirlo

Harmonía / 2016-12-14

Primero que nada, debemos hacer una distinción importante: existen dos tipos de dolor físico que muchas veces confundimos entre sí. El primero, llamado dolor "visceral" es el más difundido y por lo tanto creemos que es el único que podemos experimentar. Este dolor es un síntoma o una respuesta a un desequilibrio físico, por ejemplo, un golpe, una quemadura, una fractura o una enfermedad. La mayoría de las veces que experimentamos dolor, consideramos que se trata de dolor visceral y tratamos las causas que lo ocasionan para curarlo o disminuirlo. Pero esos tratamientos a veces no funcionan y el dolor permanece. Cuando esto ocurre podríamos estar esperimentando el otro tipo de dolor, conocido como psicosomático. 

 

El dolor psicosomático no tiene una causa física sino emocional; un ejemplo claro es el repentino dolor de estómago que nos asalta cuando estamos nerviosos; sin embargo, a pesar de que el abdomen es la parte más sensible al dolor psicosomático (cuando nos enojamos o nos ponemos tristes, casi siempre lo sentimos en el estómago), no es el único. Aquí hay una lista de partes del cuerpo que pueden experimentar dolor psicosomático y su posible significado. La mayoría de las veces, al resolver el problema emocional que se manifiesta a través de nuestro cuerpo el dolor desaparece por completo.

 

1. Dolor de cabeza. El dolor psicosomático de cabeza se puede deber a un "exceso de racionalidad"; eres una persona que pocas veces da rienda a sus emociones y tiendes a analizar de más. Por otro lado, el dolor emocional profundo suele manifestarse en el cuerpo en forma de dolor de cabeza. Si has sufrido alguna pérdida recientemente, así es como tu cuerpo te pide que inicies un proceso de duelo.

 

2. Dolor de garganta. En la garganta se encuentra el quinto chakra o vishudda, este es el chakra de la comunicación y la verdad. Un dolor de garganta persistente o el hecho de quedarse afónico podría significar que guardas un secreto que te está haciendo daño o que te da miedo expresar algo. En este caso, el dolor es la forma en la que tu cuerpo te dice que lo hagas para poder liberarte.

 

3. Dolor pulmonar o dificultad para respirar. Este padecimiento está relacionado con el estrés, la ansiedad y la sensación de sentirse atrapado en la rutina. El dolor en el pecho o la "falta de aire" te están diciendo que necesitas relajarte urgentemente y dedicar algo de tiempo para ti.

 

4. Dolor en los brazos. Los brazos representan tu fuerza de trabajo. El dolor persistente en los brazos que no responde a causas físicas podría significar que ya no te sientes cómodo haciendo lo que haces. Empiezas a aburrirte o a sentirte estancado en tu trabajo y eso se traduce en dolor, ¡tiempo de moverte!

 

5. Dolor en la espalda. La espalda está relacionada directamente con tu flexibilidad y adaptabilidad. El dolor psicosomático de la espalda significa que estás experimentando una situación a la que te cuesta trabajo adaptarte. Necesitas ceder un poco y ser más flexible porque la rigidez podría comenzar a aislarte y a generar ira y resentimiento en tu interior.

 

6. Dolor de pies. Tus pies son tu estabilidad, lo que te mantiene centrado y parado sobre la tierra. El dolor en los pies puede deberse a una sensación de desequilibrio e incertidumbre en tu vida. Quizá debes tomar alguna decisión difícil o estás en un punto de tu vida en el que no sabes qué pasará y te sientes vulnerable.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Tienes algún dolor recurrente?
¿Probarías la medicina alternativa?

Te podría interesar

Te podría interesar

cuerpo/ejercicio_de_respiracion_para_meditar_mientras_caminas