¿Qué le pasa a tu sueño cuando viajas?

¿Qué le pasa a tu sueño cuando viajas?

Harmonía / 2016-06-04

Hubo un tiempo en el que el sueño solía ser considerado como un estado de pasividad absoluta en el que tanto el cuerpo como la mente estaban desactivados. Actualmente sabemos que es justamente durante el sueño que el cerebro se libera de las toxinas que pueden dañarle. Esta limpieza reduce el riesgo de sufrir Alzheimer y otras formas de demencia. Durante la noche el cuerpo pasa por una serie de ciclos que afectan nuestra percepción de la calidad del descanso. Los dos ciclos más distintivos son el ciclo REM, caracterizado por movimientos oculares rápidos y el NREM que representa lo contrario. Se estima que el primer ciclo de sueño REM/NREM toma de 70 a 100 minutos y a partir del segundo ciclo estos tienen una duración de 90 a 120 minutos. A pesar de que los científicos aún no han identificado la causa para este preciso patrón, saben que es normal que estos sean afectados por diversos factores, incluyendo tu edad, cuánto has dormido últimamente, la cantidad de luz a la que estuviste expuesto durante el día, tu reloj interno, lo que hagas antes de dormir, causas ambientales, químicos y estrés. 


Además tu historial de sueño en los días previos puede tener un efecto dramático en tus patrones de descanso. Básicamente entre mejor haya sido tu sueño últimamente es más probable que continúe así. Por otro lado las alteraciones o interrupciones frecuentes pueden cambiar la distribución de tu sueño en diferentes estadíos provocando que no te sientas descansado al despertar. 


Otro factor que afecta la calidad de tu sueño cuando viajas es la desincronosis circadiana, más popularmente conocida como jet lag, que es la alteración fisiológica que resulta de la alteración del ritmo circadiano que incluye la secuencia entre la vigilia y el sueño. Esta se presenta cuando se recorre rápidamente varios usos horarios, como sucede cuando te subes a un vuelo trasatlántico por ejemplo. El síntoma principal es sentirse adormilado durante el día y ser incapaz de conciliar el sueño durante la noche. 


El ritmo circadiano es el resultado de los cambios en tu temperatura corporal, niveles de hormonas, exposición a la luz solar y otras condiciones biológicas.Cuando viajas a otro huso horario de aquél en donde habitas puede tomarle a tus ritmo circadiano varios días en adaptarse a este cambio. El efecto se acentúa cuando la dirección del desplazamiento es de oeste a este y es más fácil recuperarse del jet lag  cuando se es joven. Algunos otros síntomas pueden ser emocionales como irritabilidad, otros como el estreñimiento son una alteración de los procesos digestivos, al igual que la deshidratación y la náusea. 
Otro factor que afecta el sueño de los viajeros es el dormir en un cuarto desconocido. Este cambio de escenario cambia el estado de alerta del cerebro durante la noche. Básicamente los estudios sugieren que el hemisferio izquierdo obtiene menos descanso ya que se queda en un estado de alerta para pendiente de la seguridad en este lugar extraño. Mientras que el resto del cuerpo y el otro hemisferio se relajan. De tal manera que no obtiene la misma calidad de descanso.  

 

¿Has experimentado estas alterciones del sueño durante un viaje?

 

Con información de Mercola 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: