¿Por qué te duele el cuerpo después de hacer ejercicio?

Harmonía / 2017-03-30

Seguro te ha ocurrido que el día después de comenzar a hacer ejercicio no puedes ni siquiera moverte y resulta tan complicado levantarte o sentarte que decides no volver jamás a un gimnasio, pero ojalá no te des por vencido, pues no siempre será así: es cosa de que te acostumbres al entrenamiento. Este fenómeno es una cuestión natural: la condición de dolor o fatiga muscular es un efecto secundario de la producción elevada de ácido láctico, es decir, el aumento en la acidez de las células musculares junto con la producción de otros metabolitos. Seguramente te preguntarás: ¿qué es el ácido láctico? Pues bien, primero que nada, abordemos los tipos de ejercicio.

 

A medida que nuestro cuerpo realiza ejercicio vigoroso comenzamos a respirar más rápido y requerimos de un mayor transporte de oxígeno a los músculos que están trabajando, por lo cual, el organismo necesita metabolizar mayor cantidad de hidratos de carbono y grasas para obtener energía. El ejercicio vigoroso se conoce como “ejercicio aeróbico”, es decir, son ejercicios de media o baja intensidad y de larga duración. Por otra parte, existe otro tipo de ejercicio conocido como "ejercicio anaeróbico", que son ejercicios de alta intensidad y de poca duración. Éstos no requieren del oxígeno, ya que la energía proviene de fuentes inmediatas que no necesitan ser oxidadas por dicho elemento, como el ATP muscular, la PC o fosfocreatina y la glucosa. 

 

Te puede interesar: Cómo prevenir y aliviar el dolor muscular después de hacer ejercicio 

 

Es necesario comprender que la energía para llevar a cabo ambos procesos deviene de la glucosa proveniente de los alimentos, que después pasa a un proceso llamado glucólisis, en donde la glucosa se descompone o metaboliza en una sustancia llamada piruvato. Cuando el cuerpo acumula suficiente oxígeno el piruvato simplemente pasa por la vía aeróbica para dotarnos de más energía, pero cuando el oxígeno es limitado, el cuerpo convierte temporalmente el piruvato en una sustancia llamada lactato (ácido láctico). Nuestras células musculares que están trabajando pueden continuar este tipo de producción de energía mediante el proceso anaeróbico a tasas elevadas de 1 a 3 minutos, tiempo durante el cual el lactato puede acumularse en grandes niveles.

 

Los investigadores que han examinado los altos niveles de lactato después del ejercicio sugieren que hay daño celular y muscular, además de que varios metabolitos en el tejido rodean a las células musculares. Lo que se recomienda es que la persona se incorpore de una manera responsable y gradual a la práctica de la actividad física, es decir, que se realicen actividades prudentes de acuerdo con la condición física, siempre y cuando no se exceda la capacidad muscular. Con disciplina y constancia, cualquiera logrará sortear grandes retos. 

 

Con información de Scientific American

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Conocías este efecto del ejercicio? ¿Tienes una rutina acorde a tu capacidad muscular?

Te podría interesar

Te podría interesar