Morir en yoga, ¡no es lo que te imaginas!

María Elena Esparza / 2016-11-02

Morir para renacer energéticamente, con la mente limpia y la mirada distanciada de los problemas que nos abruman en el día a día. Ese es uno de los objetivos más sutiles de la práctica de yoga y para lograrlo cerramos cada sesión con Savasana, la postura que todos esperamos pero que con frecuencia desaprovechamos al dejarnos llevar por la necesidad de descansar tras una secuencia intensa.

 

Savasana es la Postura del Cadáver y aunque a simple vista parece no tener ninguna complicación —sólo tienes que acostarte boca arriba, con las piernas extendidas y las manos junto a la cadera, palmas hacia el cielo— es en realidad el asana más desafiante a nivel mental. Para este momento de la práctica, tu cuerpo ya hizo un gran esfuerzo y si te descuidas pueden pasar dos cosas: que uses el tiempo para repasar tus pendientes y actividades o que te relajes tanto que… ¡te quedes dormido!

 

¿Cómo evitarlo y sacar el máximo provecho de los 10 a 15 minutos que se recomienda permanecer en Savasana? Aquí van 3 tips:

 

1 Entrega todo tu peso al piso. Cuando llegue la ansiada señal para ir a Savasana, sólo deja que cada parte de tu cuerpo caiga hacia el piso y ya no te muevas. Suelta cualquier tensión, olvídate de revisar en dónde quedó la mano o si los pies están alineados: ya nada de eso importa.

 

2 Cierra tus ojos y respira. Este es un momento para conectar contigo, cerrar los ojos bloquea los estímulos externos. La respiración será tu punto de atención durante toda la postura: siente cómo entra y cómo sale el aire por tu nariz, sin forzar el ritmo ni querer cambiarle nada.

 

3 Deja pasar los pensamientos. Que si hace frío, que si habrá mucho tráfico para llegar a la cita, que no sabes cómo resolver el problema-equis… todos estos pensamientos van a acercarse cuando tu cuerpo empiece a relajarse y son inevitables. Déjalos pasar, no te detengas en ninguno y conscientemente regresa la atención a tu respiración.

 

La Postura del Cadáver es súper importante, pues nos permite recibir los beneficios de todas las que hicimos antes. Estabiliza nuestros sistemas y nutre nuestros cuerpos físico, mental y emocional. Es una muerte simbólica de la cual regresamos más libres y felices.

 

NAMASTE

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar