Menos azúcar, más vida

Paulina Sánchez / 2017-11-13

El Día Mundial de la Diabetes se celebra cada año el 14 de noviembre para generar conciencia global en torno a la diabetes. Este día fue instaurado por la Federación Internacional de Diabetes y la Organización Mundial de la Salud en 1991 como medida para responder al alarmante incremento de casos de diabetes alrededor del mundo. Ambas instancias aseguran que conocer las causas, síntomas y complicaciones de la diabetes puede abrir los ojos de los consumidores para optar por un estilo de vida más saludable.

 

La diabetes no distingue entre género ni edad, por lo que en el presente la padecen más de 422 millones de personas en el mundo. Para hacer frente a esta epidemia, en el Día Mundial de la Diabetes se suma la colaboración de profesionales sanitarios, pacientes, medios de comunicación y asociaciones de más de 160 países para realizar programas de radio y televisión, conferencias, marchas y eventos deportivos en torno a diversos temas relacionados con la diabetes. Este año la campaña se concentra en mujeres afectadas por la diabetes pues, en la actualidad, hay más de 199 millones de mujeres viviendo con esta enfermedad y, lo que es más, este número podría aumentar a 313 millones para el 2040. Esta situación resulta particularmente grave pues en el caso de las mujeres en edad reproductiva la diabetes puede afectar su posibilidad de ser madres y, también, a sus bebés. De hecho, las mujeres con diabetes tienen más dificultad para concebir, así como mayor probabilidad de sufrir complicaciones durante el embarazo.

 

Razones para reducir tu consumo de azúcares

La diabetes es una importante causa de problemas como ceguera, fallo renal, ataques de corazón, embolia y amputación de extremidades inferiores. Incluso, es causa de muerte temprana (antes de los 70 años).

 

No todas las personas con diabetes padecen el mismo tipo de enfermedad crónica. Existe, por ejemplo, la diabetes tipo 1, que se caracteriza por una producción deficiente de insulina y requiere de administración de la misma. Lamentablemente, no se puede prevenir y sus causas se desconocen. En general, es la que se presenta desde la infancia o en la adolescencia y sus síntomas incluyen orinar con excesiva frecuencia, mucha sed, hambre constante, pérdida de peso, cambios en la visión y fatiga.

 

Por otra parte, está la diabetes tipo 2, la cual resulta del uso no efectivo de la insulina en el cuerpo y se presenta, en general, en la edad adulta. Esta es la que afecta a la mayoría de los pacientes con diabetes y se debe, usualmente, a problemas de obesidad e inactividad física. Sus síntomas son similares a los de la diabetes tipo 1 pero se presentan con menor intensidad, por lo cual corren el riesgo de no ser diagnosticados adecuadamente o a tiempo.

 

Finalmente, dos padecimientos más son la diabetes gestacional –la elevación de los niveles de glucosa en la sangre durante el embarazo– y la tolerancia a la glucosa impedida, que es una forma de prediabetes en la que la persona alterna entre periodos en los que sus niveles de azúcar son anormales y otros en los que vuelven a la normalidad.

 

Medidas preventivas para evitar padecer diabetes

Con hacer pequeños cambios en nuestro estilo de vida podemos reducir en gran medida nuestro riesgo de padecer diabetes. Estos cambios abarcan cuestiones de alimentación, cantidad de actividad física y manejo del estrés. Solamente son tres puntos, que no tienen por qué representar sacrificios ni pérdida de tiempo. Basta con seguir estas claves:

 

–Llénate de alimentos protectores de la salud. Come más vegetales, granos integrales (incluyendo arroz y pasta integral), frutas, frutos secos y pescado, y menos carnes rojas o procesadas, alimentos empaquetados y bebidas azucaradas –incluyendo las endulzadas con edulcorantes artificiales, pues generan mayor necesidad o antojo de azúcar. Con esto puedes reducir el riesgo de mortalidad hasta en un 17%, según un estudio de la Universidad de Valencia.

 

–Actívate 30 minutos al día. Con sólo 1/2 hora de actividad física moderada 5 días a la semana puedes reducir tu glucosa sanguínea, presión arterial, colesterol HDL, triglicéridos, estrés, riesgo de prediabetes… Si tu horario está muy saturado, no es necesario hacer los 30 minutos seguidos; puedes repartir tu actividad en periodos de 10 minutos efectivos. Si nunca te has ejercitado, empieza con una caminata rápida o baila al ritmo de canciones que te inspiren; y si eres activo, ahorra tiempo con entrenamientos de HIIT o Insanity de 20 minutos que puedes encontrar en línea –añade 5 minutos de calentamiento y 5 de enfriamiento.

 

–Vive en el presente y medita. El estrés puede disparar los niveles de azúcar en la sangre debido a que las hormonas que se producen para combatir dicho estrés también pueden elevar la cantidad de azúcar. Si bien tu cuerpo produce suficiente insulina adicional para mantener tu azúcar en rangos normales en tiempos de estrés, si lo expones continuamente a esta situación harás que cada vez sea menos capaz de controlar sus niveles de glucosa. Practicar meditación puede ayudarte a lograr un estado mental más calmado y menos nervioso, algo que, sin duda, contribuirá a prevenir la diabetes.

Queremos ayudarte a encontrar las mejores ofertas enfocadas en bienestar durante El Buen Fin.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: