Las fases psicológicas del ejercicio

/ 2016-02-08

Si por fin has decidido iniciar o retomar una rutina de ejercicio, puede que te encuentres muy emocionado y creas que no necesitas prepararte mentalmente para lo que sigue, sin embargo, llegará un punto en el que necesites mucha determinación y fuerza de voluntad para continuar. Te decimos cuáles son las cinco fases psicológicas que atraviesa alguien que comienza a hacer ejercicio y cómo superarlas. 

 

1. Motivación

La primera fase es muy importante pues de ella dependerá el éxito de tu rutina, debes estar absolutamente motivado y convencido de tu desición de hacer ejercicio. Pon tus metas claras y repásalas cuantas veces creas necesario. Esta fase de motivación durará entre una y dos semanas y debe ser suficiente para crear en ti el hábito que necesitas para seguir con tu rutina. Aquí encontrarás algunos consejos para mantenerte motivado.

 

2. Dudas

Esta etapa se presenta entre las dos y las tres semanas de haber iniciado una rutina de ejercicio. Has superado los dolores musculares y tu cuerpo se encuentra más habituado al movimiento, sin embargo, empiezas a dudar de los resultados porque aún no son evidentes. Esta etapa es la más difícil de superar y es donde la mayoría abandona la rutina. No te dejes vencer por las dudas y mantente firme en tus propósitos. Cada vez que creas que no vale la pena, recuerda que es sólo una etapa y síguete esforzando. No abandones.

 

3. Afirmación

Ocurre entre las seis y las ocho semanas de haber iniciado la rutina. Es la mejor etapa de las cuatro porque es cuando te das cuenta de que has vencido tus dudas y comienzas a ver los resultados físicos que esperabas pero también los mentales que eran inesperados y serán mucho más gratificantes. En esta etapa sentirás que piensas con mayor claridad y que puedes lograr cualquier cosa que te propongas, no sólo con tu cuerpo sino también con tu mente. Es una gran etapa para iniciar nuevos proyectos pues la confianza en ti mismo estará a tope. Te sentirás feliz y lleno de energía y se reflejará en todo lo que ocurra a tu alrededor: trabajo, relaciones, etc.

 

4. Mantenimiento

En esta etapa vive toda la gente que identificamos como saludable o con un estilo de vida fit. El ejercicio ya es un hábito indispensable en tu vida, si tienes que dejarlo por un par de días no te preocupa porque sabes que lo retomarás en cuanto puedas, ya es parte de ti y no lo vas a dejar. Tu alimentación también ha cambiado, ahora comes para alimentarte no sólo para "llenarte". Tu cuerpo y tú ya no pelean, al contrario, se han convertido en los mejores aliados. Felicidades, no fue fácil pero lo lograste.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: