Guía yogui... ¡para enfiestar mejor!

María Elena Esparza / 2016-12-09

¿Cómo va tu agenda decembrina? Seguro ya te quedan pocos días libres entre todos los reencuentros, posadas, fiestas y brindis que disfrutarás durante los siguientes días. Definitivamente, diciembre es uno de los meses más divertidos… pero es también una época en la que podemos caer en excesos, no sólo de comida y bebida, también de presión y estrés.

 

Para disfrutar con mayor conciencia de todos los eventos a los que asistirás en esta intensa temporada, hoy te comparto algunos consejos que forman parte de la filosofía o práctica del yoga y funcionan muy bien para vivir unas fiestas de fin de año sin estragos ni remordimientos.

 

Ahimsa: no violencia

En los textos clásicos del yoga, ahimsa es presentado como el fundamento ético de todo practicante. El término se traduce como no violencia y aplica hacia todos los seres vivos; por supuesto, empezando por uno mismo. Se trata no sólo de evitar acciones violentas en su interpretación más obvia, como los golpes, sino también a un nivel más delicado que en el caso de las fiestas aterriza en conocer lo que es bueno para ti: ¿cuántas copas puedes beber sin padecer una cruda terrible o comprometer tu seguridad si manejas de regreso a casa?, ¿qué tipo de alimentos y en qué cantidad te resultan indigestos?, ¿cuántas horas de sueño necesitas para recuperarte? Responde honestamente y usa tus conclusiones como guía, te aseguro que notarás la diferencia.

 

Elige, no tienes que ir a todo

Los compromisos se llaman así porque, de alguna forma, cuando nos invitan sentimos que sería mala onda o descortés no asistir. Sin embargo, con esa actitud corremos el riesgo de someternos a estrés innecesario con tal de cumplir con todos los que nos han considerado para sus eventos. Antes de confirmar tu asistencia, piensa en lo que implica en términos de tiempo, traslados y su combinación con el resto de tu agenda. Acepta sólo si en verdad representa un valor agregado para ti. A veces, se vale agradecer la invitación… y declinarla.

 

Llénate de energía

Recarga tu pila con un ritual que disfrutes. Este me funciona muy bien a mí: reserva de 10 a 15 minutos libres cada día, prende un incienso con tu aroma favorito y siéntate en postura cómoda (piernas cruzadas, espalda erguida, ojos cerrados). Si puedes y te gusta estar en silencio, este es el momento ideal; si no, pon música relajante. Haz un recorrido mental por cada parte de tu cuerpo, desde los pies hasta la cabeza; cuando sientas tensión o dolor en alguna zona, detente y respira profundo; luego continúa hasta concluir en la coronilla.

 

Recuerda: disfrutar de las fiestas es un placer, no tiene por qué implicar un costo mayor que el beneficio. Piensa en eso y asegúrate de honrar tu cuerpo, mente y corazón en todo momento. Así será más auténtica la idea de compartir la felicidad en esta temporada.

 

NAMASTE.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Cómo cuidas tu cuerpo en las fiestas?
¿De qué manera tomas conciencia de tu cuerpo mientras estás de fiesta?

Te podría interesar

Te podría interesar