Estudios concluyen que ésta es la clave para una larga y sana vida: tus relaciones

/ 2015-11-30

Somos con quien estamos y somos cómo estamos con los demás en un nivel más profundo de lo que creemos. En cierta manera nuestro cuerpo --su equilibrio, y su bienestar-- depende de los otros cuerpos con los que entra en contacto como si fueran parte de un cuerpo social colectivo.

 

Citamos aquí dos importantes investigaciones que revelan que el nivel de intimidad y conexión emocional que tenemos con otras personas parece ser el principal indicador para predecir la salud y/o la longevidad de una persona.

 

Hace un par de años se dieron los resultados del famoso Grant Study, una investigación que inició en los 30 y que estudió por varias décadas a 268 hombres. Los resultados en el 2012 mostraron que la salud y la longevidad no podían predecirse por cuestiones anatómicas (los hombres más alto, inteligentes, etcétera no viven necesariamente más). Según George Vaillant, uno de los autores del estudio: el común denominador del bienestar son las relaciones íntimas.

 

El estudio Grant parece mostrar que tener buenas relaciones con madre, padre y hermanos es el factor principal del bienestar. Pero esto no es necesariamente un determinismo infantil casi freudiano, puesto que los hombres más adelante en su vida logren establecer una serie de vínculo de naturaleza cualitativa similar.  De los 31 hombres en el estudio que no lograron desarrollar vínculos íntimos, sólo cuatro siguen vivos. Mientras que de aquellos que sí lograron formar relaciones íntimas, más de una tercera parte viven.

 

Otro estudio, llevado a cabo por la doctora Lissa Rankin, documentado en su libro Mind Over Medicine: Scientific Proof That You Can Heal Yourself , siguió a la comunidad italiana de Roseto. Esta comunidad pese a tener hábitos como no hacer ejercicio, beber, comer alimentos que no son considerados como sanos y fumar, presenta un alto índice de de vida y reporta altos niveles de bienestar.

 

Rankin atribuye lo anterior a la gran cohesión social que existe en esta comunidad, donde las personas llevan una vida familiar ejemplar. Al evitar la soledad, también se evita el estrés que incrementa el cortisol que va horadando el sistema inmune y activa el sistema nervioso simpático. Esto se ejemplifica en que en esta comunidad nadie o casi nadie muere de problemas del corazón.

 

Rankin llama a replantear lo que consideramos es la salud. Si bien lógicamente esto no significa que nos entreguemos a una vida disoluta de placeres incesantes, enfatiza que al igual que es importante comer bien y hacer ejercicio, también es importante tener amigos, buenas relaciones de pareja, una vida espiritual, un buen trabajo, actividades divertidas y creativas. Esto nos permite prevenir los efectos deletéreos del estrés. Y es que la soledad puede matar.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar