Estas nuevas funciones de los probióticos te sorprenderán

Harmonía / 2016-09-05

Desde hace miles de años, muchas culturas alrededor del mundo han incluido bacterias beneficiosas en su dieta cotidiana. Sin embargo, no ha sido hasta los últimos años que los científicos han comenzado a comprender la importancia de estos microorganismos y cómo pueden influir de manera positiva en nuestro estado de salud. Haber descubierto la dinámica simbiótica que mantenemos con las bacterias nos permite comprender mejor las relaciones que se establecen entre ellas y nuestra salud digestiva y general.

 

Durante mucho tiempo se creyó que cualquier bacteria presente en el cuerpo humano era dañina o portadora de alguna enfermedad, por lo que se optó por exterminarlas a través de medidas sanitarias exageradas y el uso indiscriminado de antibióticos. Sin embargo, el problema de salud no hizo más que agudizarse, ya que  los antibióticos no distinguen entre bactarias “buenas” y “malas” y acaban con todas por igual, dañando seriamente el equilibrio de la microbiota intestinal. Hoy en día se ha comenzado a conocer la gran cantidad de información que pasa de las bacterias hacia las células humanas y viceversa, además de las múltiples maneras en que el consumo de probióticos influye en nuestra salud.

 

Según la Dra. Mary Ellen Sanders, fundadora y actual presidenta de la Asociación Internacional de Prebióticos y Probióticos (ISAPP, por sus siglas en inglés), no cualquier microorganismo vivo puede ser considerado un probiótico, ya que para ello debe cumplir con una serie de análisis científicos que garanticen sus beneficios para la salud. Durante su investigación a lo largo de más de 10 años, la Dra. Sanders ha encontrado que algunas especies particulares de probiótico pueden ser utilizadas en tratamientos clínicos contra enfermedades específicas como Síndrome de Intestino Irritable, Enfermedad de Crohn, obesidad e inclusive ansiedad y depresión. Estos tratamientos aún se encuentran en etapa de prueba pero han mostrado resultados muy favorables en estudios controlados, por lo que una parte sumamente importante del futuro de la medicina podría estar justamente en las bacterias que antaño se empeñaba por combatir.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: