La delgada línea entre la reflexión y la obsesión está en el bazo

Harmonía / 2016-12-23

El bazo representa al reino de la tierra en la teoría de los cinco reinos mutantes de la medicina tradicional china. Se le conoce como el campesino o el granero del reino porque se encarga de distribuir “el grano” de manera equitativa al resto de los órganos.

 

Recordemos que la entraña o taller pone en marcha la energía que su órgano regente genera. En este caso el estómago trabaja para el bazo, recibiendo los alimentos (a la tierra en el cuerpo) y distribuyéndolos por el resto de los reinos: por ejemplo, cuando la entrega llega al reino del fuego se dice que el corazón sonríe; en cambio, cuando existe algún desequilibrio con el bazo la tristeza puede golpear al emperador, el corazón.

 

Los chinos dicen que el bazo guarda la lozanía del cuerpo, la simpatía, la juventud, la salud y el vigor; por eso, sin importar nuestros años, mientras la tierra se mantenga equilibrada gozaremos de una conciencia reflexiva que nos ayude a ver las crisis como oportunidades, a dejar atrás la preocupación por los conflictos y enfocarnos en las soluciones.

 

Sin embargo, un desequilibrio en nuestro bazo provocaría que la “reflexión” se adueñe de nuestra mente y se convierta en una “obsesión”, ¿te suena la frase “la loca de la azotea no se calla”?, pues cuando tu mente está revolucionada nace el miedo sin razón (afecta a tus riñones), conduce al desamor y la nostalgia (lastima tus pulmones) y convierte al sentido de la responsabilidad en algo agotador, así que también afecta la determinación del hígado y por ende el desempeño de nuestra vesícula biliar.

 

Los desequilibrios más comunes que podemos vivir por un bazo y estómago desequilibrados son las digestiones lentas, hinchazón abdominal, obesidad y articulaciones inflamadas que empeoran con el movimiento. Siguiendo con la teoría, estos primeros “males” provocan daño al resto de los reinos mutantes, justamente porque el bazo representa a la tierra y ésta es el centro de todo.

 

Cuando el bazo afecta a los pulmones sufrimos de estreñimiento, flemas, tos y aumento de la mucosidad. Al afectar a los riñones disminuye la cantidad de orina, se genera dolor lumbar, frío, somnolencia y alteraciones del oído. El desequilibrio del bazo produce que se invierta el ciclo natural de madera-tierra, así que podrías sentir un sabor amargo en la boca y calambres musculares. Finalmente, cuando afecta al corazón sentimos taquicardia, temblores, insomnio y mareos.

 

El reino de la tierra mantiene en equilibrio al resto del imperio y representa lo más material de nuestro cuerpo, por ello se dice que  “El hombre es una consecuencia de las influencias del Cielo sobre la Tierra. Los otros cuatro reinos interactúan porque la tierra, como madre, lo permite”.

 

Los alimentos que favorecen el equilibrio del bazo y el estómago son el centeno, el albaricoque, la ternera y los cebollinos. Por supuesto, representan una guía; si hubiese un desequilibrio se tendría que diagnosticar y contrarrestar con alimentos que favorecen a otros órganos.

 

Para mantener la quietud de la mente te recomendamos este ejercicio de respiración para meditar mientras caminas.

 

Ficha del Bazo

Elemento = Tierra

Emoción = Obsesión/Reflexión                        

Estación = Finales de verano

Clima = La humedad                    

Sonido =  Cantar

Color = Amarillo

Sabor = Dulce      

Punto cardinal = Centro/Medio             

Olor = Fragante

 

Con información de:

Cyndi Dale. (2009). El cuerpo sutil. Una enciclopedia sobre la anatomía energética. Málaga, España: Editorial Sirio.

José Luis Padilla Corral. (1999). Tratado de sanación en el arte del soplo. España: Escuela Neijing.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Te cuesta trabajo mantener la quietud de tu mente?
¿Has experimentado alguno de los síntomas descritos?
¿Qué opinas de esta teoría?

Te podría interesar

Te podría interesar