Ejercicio de respiración para meditar mientras caminas

Harmonía / 2016-12-14

Tal vez no encuentras el tiempo para ir a una sesión de meditación en la que aprendas a respirar. Quizá ni siquiera tengas tiempo de sentarte en casa unos minutos para dedicarte a respirar con conciencia. Pero lo que seguro sí tienes que hacer todos los días es caminar. Ya sea del transporte al trabajo, de tu casa a la tienda o de un bar a otro, todos caminamos. Hazlo con conciencia y practicando este ejercicio de respiración.

 

¿Cómo caminar?

Lo ideal es optar por un ritmo que oscile entre lo lento y lo rápido. No vayas demasiado despacio, pero tampoco corras. Da pasos firmes y constantes, sin tensarte. Hazlo durante 3 minutos aproximadamente.

 

Poco a poco aumenta el ritmo de tu caminata. De nuevo, sin tensarte ni correr. En este momento el cuerpo está más activo y podrás profundizar en tu respiración. Camina así unos 10 minutos o el tiempo que te sientas cómodo y cuando empieces a cansarte disminuye el ritmo de tu caminata. Disminuye el ritmo hasta que te detengas por completo. Lo ideal es dar un tiempo de 3 minutos aproximadamente como enfriamiento (es decir, caminando lento antes de parar por completo).  

 

¿Cómo respirar?

Al principio, en esos 3 minutos en que camines más lento, tu respiración debe durar cuatro pasos para una inhalación y cuatro pasos para una exhalación.

 

Luego, cuando el ritmo vaya aumentando, sigue con la inhalación en cuatro pasos y la exhalación en cuatro pasos, pero esta vez divide cada inhalación en cuatro fases y cada exhalación en otras cuatro fases. Así, en cada inhalación haz otras cuatro mini inhalaciones que sean más cortas, y exhala de igual forma. Sería algo como in-in-in-in-ex-ex-ex-ex. En total tienes que dar cuatro inhalaciones cortas cada cuatro pasos y cuatro exhalaciones cortas cada cuatro pasos.

 

Para iniciar el enfriamiento, cuando empieces a caminar más despacio recupera tu respiración inicial e inhala en cuatro pasos y exhala en cuatro pasos. Luego de unos minutos puedes parar por completo.

 

Además del provecho para tu cuerpo que tiene la respiración consciente, caminar sirve para estimular la circulación, despejar la mente, relajarte y mejorar el control de las emociones al calmar al sistema nervioso. Y lo mejor de todo es que lo puedes hacer en cualquier lado. ¡Anímate!

 

Con información de Técnicas de respiración

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Has probado este tipo de respiración?
¿Para qué otras situaciones te gustaría aprender a respirar?

Te podría interesar

Te podría interesar