El secreto para hacer posturas de yoga perfectas

María Elena Esparza / 2017-03-07

Las redes sociales están llenas de fotos y videos de practicantes de yoga que desafían los límites corporales: pueden sostenerse sobre su barbilla mientras elevan sus piernas en un split perfecto, invertirse sin más apoyo que su coronilla o arquearse hasta tocar su cabeza con la punta de los pies. Es una galería de posturas bellísimas, inspiradoras… ¿perfectas? ¡Depende de quién seas!

 

Te voy a contar un “secreto” que va a hacer más disfrutable tu práctica de yoga: la postura perfecta no es la que sale increíble en una foto, es aquella que te permite llevar toda tu atención a esa combinación tan especial que llamamos aquí y ahora. El asana ideal es el que desafía tu cuerpo, te permite explorar nuevas sensaciones y recibir todos sus beneficios físicos, mentales y emocionales, pero jamás lo lastimaría. Es nueva cada vez, porque el yoga es un camino de autoconocimiento y conciencia. Ya sé que todo esto es un poco abstracto, por eso ahora te comparto 3 tips para lograr asanas perfectas:

 

1. Identifica cómo llegas al tapete. Si dormiste bien o mal, si has tenido un día pesado o tranquilo, si tienes alguna presión emocional o estás feliz… Todo esto influye en tu práctica y es importante que lo tomes en cuenta para decidir cuánto esfuerzo te exiges. La clave es no ser autocomplaciente, pero tampoco violento con tu cuerpo.

 

2. Todo tu cuerpo es importante. Aunque cada postura trabaja algo en específico, como fuerza de brazos, apertura de cadera o control del core, para que esté completa hay que poner atención a cada parte de ti. Por ejemplo, revisar que no por hacer más fuerza en el abdomen tenses el cuello o evitar que para profundizar en una extensión se lastime la espalda. Esto tiene un doble beneficio, pues también lleva toda tu atención al momento presente.

 

3. No te compares. Si quieres sentir mayor satisfacción con tu práctica y tu avance deja de contrastar tus posturas con las de los demás y, peor, de sentirte mal porque no puedes hacer lo que para la persona de al lado parece tan sencillo. Concéntrate en lo tuyo y recuerda que la asana es sólo una pequeña parte de la disciplina yogui, el verdadero trabajo sucede en nuestro interior.

 

La postura perfecta de yoga es tan personal e individual que existe una para cada practicante. Por supuesto, hay instrucciones generales de alineación y versiones de acuerdo con cada nivel; claro que lo que vemos en Instagram es motivante, pero no es mejor que lo tú puedes hacer hoy.

 

Yo soy maestra de yoga y no me da pena decir que mi flexibilidad es básica y las inversiones son todo un desafío para mí, pero no me importa porque quisiera no volver a escuchar a alguien decir que no hace yoga debido a que no es flexible, no es fuerte o no puede poner su mente en blanco. Dejemos a un lado los mitos y las poses, vivamos el gozo de descubrir la perfección de nuestro cuerpo activo, en balance y conexión con el interior.

 

NAMASTE.

Queremos ayudarte a encontrar las mejores ofertas enfocadas en bienestar durante El Buen Fin.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Algún otro tip para saber que estás haciendo una buena postura?
¿Qué sientes cuando estás logrando una postura?