Dime cómo duermes y te diré como está tu digestión

Harmonía / 2016-04-26

 

Los malestares digestivos como la acidez, náuseas a indigestión pueden alterar los patrones naturales del sueño. Pero también la cantidad de horas que dormimos afectan nuestro tránsito digestivo. Ha sido comprobado que los pacientes con síndrome de colón irritable experimentan la agudización de sus síntomas después de una noche de insomnio o mal sueño. Esto se debe entre otras cosas a que la digestión, la absorción y la asimilación de nuestra comida es un proceso que requiere mucha energía. La calidad y la duración del sueño  le da tiempo suficiente a los órganos digestivos para descansar y restaurarse.  Además la falta de sueño también nos hace más susceptibles al estrés, que a su vez tiene terribles efectos en la salud digestiva. 

 

Por otro lado la fatiga  puede llevarnos a consumir cafeína o azúcar en exceso durante el día, lo cual irrita el tracto digestivo. Esto como mencionamos  al principio causa a su vez malestares del sueño, creando un circulo nocivo, difícil de romper. 

 

Entonces ¿qué podemos hacer para mejorar nuestro sueño y por ende beneficiar nuestra salud digestiva? Estos son algunos consejos.

 

1. Establecer horarios fijos para dormir y despertar. 

Puede parecer aburrido, pero esto le permite a tu cuerpo crear un ciclo de sueño y vigilia y mantenerlo de tal manera que tu metabolismo también adquiera mayor estabilidad. 

 

2. Deja el celular y la computadora fuera de tu habitación.

Esto es muy importante, tu recámara es tu refugio, no tu oficina. Evita ponerte a trabajar con la computadora o el celular en la cama. Es más, lo mejor sería que hicieras de tu habitación una zona libre de ellos. A lo mejor al principio te molesta no poder ver tu correo compulsivamente pero verás que estar lejos de la pantalla te ayuda a dormir mejor.  Además si vives en pareja, dejar fuera los celulares y concentrarse en el otro puede añadir tiempo de calidad a su relación. 

 

3. Acondicionar la recámara para  propiciar un buen sueño. 

Esto cubre desde asegurarte que tengas un colchón que te proporcione el soporte adecuado, hasta que las alturas de la almohada contribuyan a una buena postura o que las cortinas sean lo suficientemente oscuras. Si vives en una zona ruidosa quizá te convenga instalar unas contraventanas que te ayuden a aislar un poco el ruido. 

 

4. Aprende alguna técnica de relajación.

Una técnica muy útil para relajarse y conciliar el sueño es acostarse en la cama en una posición muy cómoda, cerrar los ojos y tras dos o tres inhalaciones profundas imaginar que el cuerpo se hunde en la cama como si fuera muy pesado. Luego puedes poner tu atención en aquellas zonas que tienen dolor o tensión, estas pueden ser físicas, mentales o emocionales. Lo  más importante es que no te pongas a pensar de más en ellas, sólo nótalas e imagina que llevas tu respiración a ellas y mientras inhalas y exhalas permítete disfrutar de una hermosa noche de buen sueño.

 

Fuente: Living with Gastroparesis

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar