Razones para usar limpiadores a base de aceite y no jabón

Harmonía / 2017-05-11

Cerca del 97% de las personas considera que tener buenos hábitos de higiene incrementa la autoconfianza, da energía y nos hace sentir seguros. Normalmente, asearnos involucra el uso de diversos productos que en muchos casos se utilizan combinados; por ejemplo, usamos pasta de dientes y enjuague bucal, papel de baño y toallitas húmedas, o jabón y gel antibacterial. En ese sentido, la limpieza personal conlleva un sinfín de rituales que se desarrollan a lo largo del día y que conforman un proceso cuyo fin es hacernos sentir cómodos con nuestro cuerpo.

 

Como los fabricantes de productos de higiene saben que nos encanta sentirnos limpios, las investigaciones en torno a los mejores ingredientes, los más efectivos, los menos dañinos con el medio ambiente y los más suaves con nuestra piel son de las más promovidas a nivel mundial. Como resultado, ahora las nuevas tendencias cosméticas afirman que el aceite podría aportar los mismos beneficios de limpieza para la piel que un jabón, con la ventaja de no eliminar las grasas naturales y la humectación de la piel.

 

Por supuesto, hace años que se considera al aceite como enemigo de la limpieza ya que, precisamente, la combinación de mugre y grasa es la principal causante de los barros y espinillas. Por ello, lo lógico ha sido crear productos libres de aceites y añadirles químicos cuyo fin es, claro, eliminar la grasa y la mugre. Sin embargo, las investigaciones señalan que el jabón elimina los aceites naturales de la piel al punto de obligarla a producir más grasa, como respuesta de protección natural. Este desequilibrio puede provocar efectos adversos como resequedad, irritación y brotes de acné.

 

Ahora bien, según los resultados que han obtenido los científicos, al sustituir esos jabones agresivos con la piel con limpiadores elaborados a base de aceites, la piel reacciona aprovechando sus propios aceites y toda la grasa se lava de manera sencilla al enjuagarse con agua templada. Así, la piel queda humectada y limpia, además de que conserva su pH natural.

 

Lo mejor de todo es que este tipo de limpieza ha demostrado ser efectiva para diversos tipos de piel, pues los limpiadores a base de aceite se pueden elaborar con diferentes tipos y cantidades de aceites para lograr resultados sin activar una producción excesiva de grasa, incluso en personas susceptibles a generar acné.

 

Los aceites naturales que se usan en estos productos son los de girasol, coco y nueces, los cuales, como beneficio adicional, tienen propiedades antiedad.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: