Convierte a tus bacterias en aliadas de tu salud

Harmonía / 2016-05-31

Durante mucho tiempo se creyó que las bacterias eran organismos dañinos que había que combatir para no ver afectada nuestra salud. La imagen negativa de las bacterias se extendió de tal modo que hasta la fecha hay muchas personas que, con tan sólo escuchar esa palabra, hacen una mueca de desagrado, pues relacionan las bacterias con algo “sucio” o insalubre.

 

Sin embargo, la realidad es que el ser humano y las bacterias tienen una relación mucho más estrecha de lo que nos hubiéramos imaginado y gran parte de nuestra salud depende de ellas.

Millones de bacterias se  alojan en toda la superficie de nuestro cuerpo, sobre todo en el tracto digestivo.

 

Al conjunto de miles y miles de colonias de bacterias que viven en nuestro organismo y establecen una relación simbiótica con él se les conoce como microbiota. Durante décadas, los científicos han puesto especial atención en el comportamiento y la importancia de las bacterias que conforman la microbiota intestinal, es decir, la que se encuentra en las paredes de nuestro intestino, una de sus principales conclusiones es que una microbiota equilibrada es fundamental para una buena salud digestiva e integral.

 

¿Cómo puedo mantener una microbiota equilibrada?

 

Mantener el equilibrio de la microbiota es más sencillo de lo que crees, la clave se encuentra en adoptar sencillos hábitos saludables que pueden hacer una gran diferencia para tu cuerpo, por dentro y por fuera. Te decimos cuáles son:

  • No excluyas ningún grupo de alimentos de tu dieta y procura que cada una de tus comidas incluya frutas y verduras.
  • Aumenta tu consumo de fibra provenientes de cereales de granos enteros, por ejemplo: avena, arroz y maíz.
  • Evita los alimentos fritos o con un alto contenido de grasas.
  • Modera tu consumo de azúcares y harinas refinadas, así como de refrescos y otras bebidas azucaradas.
  • Restringe tu consumo de tabaco y bebidas alcohólicas.
  • Incluye diariamente una porción de alimentos lácteos fermentados que te proporcionen probióticos para ayudar a mantener y regular tu microbiota.
  • Consume por lo menos dos litros de agua simple al día.
  • Realiza al menos 30 minutos de ejercicio diariamente.

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: