Cómo darle a tu cuerpo lo que necesita, no lo que tú quieres

Harmonía / 2017-03-07

Es probable que en más de una ocasión te hayan aconsejado escuchar a tu cuerpo para cuidarlo apropiadamente. Quizá también te dieron ese consejo elocuentemente, como Jim Rohn cuando dijo: 

Cuida tu cuerpo, es el único lugar que tienes para vivir. 

 

Aplicar la recomendación de escuchar al propio cuerpo no es tan sencillo como parece a primera vista, ya que no solemos vivir en el momento presente y centrando nuestra atención en nuestros pensamientos, emociones y sensaciones físicas, pues los humanos tenemos el hábito de pasar demasiado tiempo en nuestro mundo mental. Debido a ello, a veces podemos sentir un antojo de pizza y pensamos “mi cuerpo quiere pizza”, o “necesito helado”. Sin embargo, es más probable que esto sea un antojo originado por un factor emocional o mental que porque nuestro cuerpo realmente lo necesite. 

 

La clave para darle a tu cuerpo lo que necesita es poner atención a sus síntomas. Por ejemplo, puede que te des cuenta de que tus niveles de energía son bajos, así que te sientes cansado y somnoliento la mayor parte del día y con frecuencia tienes algunos trastornos digestivos como acidez, agruras, gases o indigestión. Eso probablemente significa que en lugar de requerir alimentos azucarados, procesados, con harinas refinadas o muy grasosos, tu cuerpo realmente necesita primero dejar de consumir esos alimentos y luego reemplazarlos por granos enteros, grasas saludables, vegetales, frutas y un balance de alimentos de origen animal. 

 

Te puede interesar: Comienza a llevar una vida más saludable en 5 pasos

 

La mayoría de las veces, para comprender algo lo analizamos, es decir, examinamos cada uno de sus componentes por separado. Esto nos lleva a pensar en la mente como una cosa, las emociones como otra y nuestro cuerpo como un ente separado de los anteriores pero, en realidad, los seres humanos somos la suma de todos estos aspectos y lo que pasa con cada uno de ellos tiene un efecto en todas las demás partes. Por eso nuestra alimentación es importante; pero no sólo se trata de la comida, también tienen que ver nuestras emociones y cómo nos relacionamos con ellas. De igual manera, el ejercicio claramente tiene un efecto en el cuerpo, pero también nos enseña mucho sobre nuestras actitudes y reacciones, cómo ponernos metas claras e ir paso a paso con constancia. 

 

Así que, cuando se trata de darle a tu cuerpo lo que necesita, es necesario poner atención a sus síntomas y sensaciones. Estas son algunas preguntas que pueden ayudarte en el camino: 

 

1. ¿Cómo se siente mi cuerpo hoy?

2. ¿Qué emociones siento ahora?

3. ¿Qué estado mental estoy experimentando?

4. ¿Cómo me siento cuando como este platillo, bebida, sustancia, etcétera? 

5. ¿Cómo me gustaría sentirme?

6. ¿Qué tipo acción puede acercarme a cómo quiero sentirme?

 

Con información de Mind Body Green

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Cómo te sientes hoy?

Te podría interesar

Te podría interesar