5 posturas de yoga para mejorar la digestión

Harmonía / 2016-02-15

Los beneficios del yoga son muchos. Para el caso específico de la disminución del tránsito lento, deben mencionarse dos factores clave: el cuidado de la respiración durante la práctica y la atención en las zonas que cada postura trabaja.

 

Por un lado, la respiración consciente mejora la salud en general, pero especialmente beneficia la salud digestiva. De acuerdo con un estudio de la Harvard Health Publications una respiración profunda estimula la contracción natural de los músculos intestinales y consigue mover los alimentos a través del intestino con movimientos rítmicos.

 

Por su parte, concentrar la atención en las partes del cuerpo que trabaja cada postura te ayudará a ser consciente del movimiento de tu cuerpo, activando las zonas que puedan estar afectadas por el tránsito lento. Las posturas que describimos a continuación implican la activación del abdomen, la espalda baja y los intestinos. Todo esto despierta nuestro sistema digestivo y puede conseguir un mayor número de evacuaciones.

 

1. Paschimottanasana

Sentada con las piernas estiradas sobre el suelo, respira profundamente y al exhalar inclina tu cuerpo hacia el frente. Relaja la cabeza y siente el estiramiento de tu espalda baja. Trata de tocar tus pies pero no tenses la espalda.

 

2. Bandha Sarvangasana

Boca arriba estira tus brazos al costado del cuerpo y separa levemente tus piernas. Coloca tus talones sobre el piso cerca de tus glúteos y levanta la cadera sin tensar ni despegar la espalda alta del suelo. Cuando bajes hazlo vértebra por vértebra y si vas a repetir el ejercicio, no toques el suelo entre una repetición y otra.

 

3. Bhujangasana

También llamada postura de la cobra. Acostada boca abajo coloca tus manos a la altura de tu pecho y levanta suavemente la espalda alta sin despegar la cadera ni tensar. Respira un momento y vuelve a bajar.

 

4. Apanasana

Acostada boca arriba flexiona una rodilla y acércala a tu pecho. Luego alterna con la otra. Hazlo sin despegar la espalda alta ni separar la cadera del suelo.

 

5. Giro

En la misma postura que el ejercicio anterior, relaja los hombros, pega bien la espalda alta al suelo y flexiona ambas rodillas sin despegar la cadera. Abrázalas suavemente y luego déjalas caer a un lado y al otro. Cuando estés con las piernas de lado, respira profundamente y concentra tu atención en la flexión de tu espalda baja.

 

Cuéntanos si te sirven estas posturas de yoga para disminuir el tránsito lento o si recomiendas alguna otra. Recuerda acompañar tu práctica de yoga con una alimentación y un estilo de vida saludables.

 

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: