Bebidas energizantes y ejercicio: ¿son una buena combinación?

Harmonía / 2017-11-29

Existen muchos mitos y verdades a medias alrededor de las bebidas energetizantes y su uso en contextos deportivos. Si quieres saber toda la verdad, te recomendamos seguir leyendo este artículo.

 

Las bebidas energizantes son bebidas no alcohólicas, con gas, cafeína y taurina (algunas contienen otras sustancias como ginseng). Este tipo de bebidas se utiliza para conseguir un aumento de energía, combatir la fatiga y tener mayor resistencia física. Casi todas estas propiedades se deben a su contenido de cafeína y carbohidratos y en menor medida a su contenido de taurina, ginseng o guaraná.

 

Los efectos que estas bebidas tienen sobre el organismo son:

  • Aumento del gasto energético en reposo; el cuerpo puede quemar calorías incluso sin hacer ejercicio.
  • Incremento de la frecuencia cardíaca, por lo que no se recomiendan para personas hipertensas.
  • Mejora del tiempo de reacción, capacidad de concentración y de atención, comprobada por diversos estudios.

 

Consumo antes de la actividad física intensa

Muchos consumidores de bebidas energizantes han optado por ingerirlas antes, durante o después de realizar actividad física para mejorar su rendimiento o para facilitar la pérdida de grasa corporal, ya que estas bebidas favorecen la lipólisis o movilización de ácidos grasos.

 

La mayor utilización de ácidos grasos ocasiona un ahorro de los depósitos de glucógeno muscular, lo cual supone un aumento de la capacidad de resistencia a la fatiga. Este fenómeno y el anterior (movilización de ácidos grasos) sólo se producen cuando se realiza ejercicio aeróbico moderado o submáximo de media o larga duración, como carrera continua o cicloergómetro (bicicleta estática).

 

También se observan mejoras en el rendimiento aeróbico, ya que se presenta una mayor resistencia a la fatiga. En el caso de los ejercicios anaeróbicos no hay pruebas de que exista alguna mejora en el rendimiento, pero sí en la capacidad de concentración.

 

No existen hasta ahora estudios que demuestren o siquiera que sugieran que estas bebidas resultan riesgosas para los deportistas, aunque se recomienda no beber más de dos porciones (250 mililitros) diarias debido al alto contenido de carbohidratos que contienen (aunque ahora ya hay versiones sugar free que resuelven ese problema). ¿Las has probado?

 

Fuente

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2966367/?tool=pubmed

 

También te puede interesar: Las mejores 5 bebidas para mantenerte hidratado

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: