Bañarse después de hacer ejercicio es malo para la salud. ¿Mito o realidad?

Harmonía / 2016-07-19

Después de hacer ejercicio el cuerpo alcanza una temperatura de 39ºC aproximadamente. Por eso, no se recomienda bañarse inmediatamente, pues la exposición del cuerpo al agua fría puede provocar una descomposición que implique problemas circulatorios y de presión arterial.

 

El tiempo que debe transcurrir desde que terminamos de hacer ejercicio hasta poder bañarnos depende de varios factores como la temperatura externa, la intensidad de la práctica deportiva y las condiciones genéticas de cada persona, por ejemplo, su sudoración.

 

En promedio, lo recomendable es esperar de 15 a 20 minutos antes de bañarse y al hacerlo preferir el agua tibia por encima de la fría para relajar los músculos y reducir la sudoración, al menos al inicio del baño, luego puede regularse de acuerdo con las preferencias personales. Bañarse con agua muy fría provoca que la sudoración aumente y la piel se enfríe en exceso, por lo que el organismo enviará calor para mantener la temperatura y puede provocar malestares circulatorios.

 

Si al hacer ejercicio la temperatura externa es cálida, se recomienda esperar hasta que la sudoración cese para luego entrar a bañarnos. En ambientes más fríos lo mejor es esperar un tiempo con una camiseta nueva para no padecer enfriamiento.   

 

Además de esperar un tiempo justo antes de bañarse, es importante que después de hacer ejercicio el cuerpo se mantenga hidratado y que durante la práctica deportiva se beba agua cada 15 minutos en cantidades pequeñas para recuperar los líquidos perdidos durante la sudoración. Así el cuerpo podrá regular su temperatura de forma saludable.

 

Fuente El País

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar