6 sorprendentes beneficios de no ingerir alimentos durante 16 horas

Harmonía / 2016-08-23

Pues que suene muy diferente a lo que estamos acostumbrados a escuchar sobre cuanta comida debemos ingerir diariamente y con qué frecuencia, pero los ayunos intermitentes han probado tener beneficios importantes para la salud. Aunque ahora nos parezca algo fundamental, la idea de comer tres alimentos al día con algunas colaciones entre ellos está diseñada para incluir una jornada típica de 9 a 6 y se popularizó con el advenimiento de la revolución industrial. Sin embargo cuando se trata de   el funcionamiento óptimo de nuestro organismo, cantidades moderadas de comida suelen ser mejores que cantidades abundantes. 

 

Una forma sencilla de hacer un ayuno intermitente es comer cada 16 horas, de tal manera que no se ingieren alimentos hasta 4 horas después de despertar, ni 4 horas antes de acostarse a dormir. Por lo tanto, si se duerme un promedio de 8 horas esto dará como resultado un ayuno de 16 horas. Quienes practican este tipo de régimen alimenticio reportan con frecuencia sentir mayor energía y ligereza tanto a nivel físico como emocional ya que su humor también mejora. Gradualmente, la ciencia ha empezado a comprender lo que sucede en nuestro cuerpo cuando espaciamos nuestras comidas y estas son algunas de las cosas que suceden cuando dejas de comer durante 16 horas: 

 

1. Los niveles de insulina se estabilizan. 

Este pequeño detalle es capaz de prevenir o revertir el desarrollo de diabetes.

 

2. Más energía.

Aunque no le prestemos atención la energía que el cuerpo debe invertir bastante energía  para procesar y asimilar los alimentos, de tal manera que cuando le das un descanso puedes aprovecharla para otras cosas. 

 

3. Reducción de enfermedades crónicas y obesidad. 

Los niveles de triglicéridos disminuyen y con eso se reducen los factores de riesgo para enfermedades crónicas como Alzheimer y obesidad.

 

4. Menos antojos y ataques de hambre.

Este tipo de ayunos pueden ser una forma poco complicada  de perder peso sin poner en riesgo la salud.  Generalmente los antojos son uno de nuestros mejores saboteadores cuando estamos tratando de adquirir hábitos alimenticios más sanos, así que cuando estos disminuyen, lo que obtenemos tenemos un poco más de espacio para poder construir nuevas formas de vida. 

 

5. Reduce el daño celular de los radicales libres.

Los radicales libres están involucrados con proceso oxidativos en el cuerpo y la decadencia celular. Las toxinas de los pesticidas, la contaminación, el cigarro y las bebida alcohólicas contribuyen con más radicales libres a nuestro organismo. Para revertir estos efectos podemos consumir antioxidantes, pero esta medida puede resultar aún más efectiva su añadimos un régimen de ayunos intermitentes. Pues como resultado podremos obtener una apariencia más joven y sana. 

 

6. Estimula la secreción de la hormona del crecimiento. 

Esta hormona de crecimiento juega un papel crucial en nuestra salud, condición física y el proceso de envejecimiento, pues básicamente cuando los niveles de esta hormona se reducen los signos de la edad empiezan a aparecer.  Un estudio presentado por la Facultad de Cardiólogos de Nueva Orleans demostró que ayunar provocaba un incremento de 1, 300 por ciento  de la hormona de crecimiento en mujeres y un 2,000 en hombres. 

 

Al principio puede ser un poco raro comer menos veces, pero conforme el cuerpo se adapte será cada vez más sencillo. Además beber agua al despertar o cuando sentimos un poco de hambre pude ayudarnos a calmar esta sensación.    

 

Con información de Collective Evolution. 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: