6 mitos del embarazo que no debes creer

bbmundo / 2016-08-23

1. En cada embarazo se cae un diente.
Realidad: ¡Es falso! Algunas mujeres creen que esto se debe a que su hijo toma el calcio que necesita de sus dientes, pero no es así: diversos estudios han demostrado que un bebé obtiene este mineral de la dieta de su mamá o de sus huesos.
La verdadera razón por la que podrías perder una pieza dental es la caries, que tienes más probabilidades de presentar debido al abuso de alimentos ricos en azúcar y a la proliferación de bacterias bucales resultado de los cambios hormonales.

 

Tip: Bájale a los antojos dulces y lávate los dientes por lo menos tres veces al día. Obvio, visita a tu odontólogo. 

 

2. Si tienes acidez estomacal, nacerá con pelo.
Realidad: Que tu crío venga o no con una buena cabellera, para nada tiene que ver con ese malestar, sino con que si antes de nacer se deshizo o no del pelo (lanugo) que le salió durante la gestación.

 

Por otro lado, el ardor que sientes en la panza se debe a tus altos niveles de progesterona. Esta hormona relaja la válvula que separa el esófago (tubo digestivo) del estómago, lo que provoca que los ácidos gástricos regresen al primero y te causen agruras.

 

Tip: Olvídate de los irritantes (café, chocolate, refresco) y de los alimentos procesados, muy condimentados o grasosos.
 

 

3. ¿No saciaste un antojo? Tendrá manchas.

Realidad: De ningún modo el incumplimiento de un antojo afecta la piel de tu bebé. Las manchas que presentan algunos recién nacidos tienen otras causas. Las rosas o rojas (vasculares) aparecen cuando sus vasos sanguíneos son demasiados o muy anchos. Mientras que las de color azul o morado (pigmentadas) salen por el desarrollo excesivo de sus células productoras de melanina, la sustancia que da color a la piel. Por lo general, ambos tipos son inofensivos y desaparecen en cuestión de meses (las primeras) y de años (las segundas). 

 

Tip: Disfruta de tus antojos pero no exageres o subirás demasiado de peso. Si quieres algo dulce, por ejemplo, como una fruta en lugar de un pastel.

 

4. Mucha leche = costra láctea
Realidad: La cantidad de leche que bebas no tiene nada que ver con que a tu hijo le salga esa caspa conocida como costra láctea o dermatitis seborreica. Esas escamas en la cabeza se atribuyen más bien a que las glándulas sebáceas del cuero cabelludo de un recién nacido producen demasiada grasa debido a que durante la gestación estuvo expuesto a las hormonas de su mamá. En la mayoría de los bebés, este cebo desaparece por sí solo a los 3 meses de edad.

 

Tip: La ingesta de calcio es clave para que tu bebé crezca bien. Así que no limites tu consumo de lácteos. Además de la leche, no olvides que están el yogurt y los quesos.

 

5. Puedes saber el sexo de tu crío por la forma de tu panza.

Realidad: Es falso eso de que si tu vientre es redondo será niña y si es picudo, niño. El modo en que crece tu panza tiene que ver con otros factores, como la fortaleza o flacidez de tus músculos abdominales, así como el tamaño y la posición de tu crío: si está atravesado, tu vientre se verá ancho; si viene de nalgas, éste se verá plano y si se encuentra en posición cefálica (con la cabeza hacia abajo), parecerá picudo. 

 

Tip: Pide que te practiquen un ultrasonido a partir de la semana 16 de embarazo para que conozcas con precisión el sexo de tu bebé.

 

6. Si te pintas el pelo, afectarás a tu crío.

Realidad: No se ha comprobado que la absorción capilar o cutánea de los químicos del tinte causen algún daño al bebé. Sin embargo, debido al sube y baja hormonal podrías presentar alguna reacción alérgica a esta sustancia, por lo que debes estar atenta a cualquier irritación. 

 

Tip: Utiliza productos sin amoniaco y hechos a base de ingredientes naturales.
 

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar