5 excelentes razones para empezar a nadar

Harmonía / 2016-03-27

La frescura del agua y  la distintiva sensación de ligereza que experimentamos al introducir nuestro cuerpo en una alberca podrían ser por si mismos dos alicientes para empezar a nadar.  Pero hay muchas más buenas razones por las cuales meterte a la piscina, especialmente si tienes alguna lesión o condición médica que afecte tus articulaciones. Si no lo has considerado entre tus opciones, aquí te ofrecemos 5 razones para iniciarte en la natación: 

 

 

1. Es un ejercicio de bajo impacto. 

Esto significa que a diferencia de otros ejercicios aeróbicos como correr, nadar  pone poca presión en tus articulaciones. Haciéndolo ideal para quienes sufren de artritis o tienen lesiones que les causan incomodidad cuando se apoya peso sobre ellas. Lo cual hace posible que puedas considerarlo como una opción para ejercitarte de por vida. 

 

 

2. Mejor la capacidad cardiopulmonar. 

Practicar natación contribuye a crear resistencia física. Esto se refleja en una mejora de la capacidad pulmonar y consecuentemente una mayor oxigenación del cuerpo. Por otro lado el corazón también se revitaliza y fortalece gracias a la actividad aeróbica. 

 

 

3. Contribuye a tener mejor flexibilidad. 

Mantenernos flexibles es crucial para conservar movilidad conforme envejecemos o para recuperarla después de una lesión. Además la flexibilidad está íntimamente relacionada con una buena salud en general. Perder movilidad en ciertas articulaciones como la cadera por ejemplo puede aumentar el riesgo de experimentar caídas. 

 

4. Construye masa muscular.

Impulsarte a través del agua es una forma ideal de trabajar tus músculos incrementando su fuerza e incrementando la masa muscular. De hecho nadar  es un excelente entrenamiento que ejercita todo tanto el torso como el tren inferior del cuerpo, lo cual le permite fortalecer y aumentar la masa muscular de todos los grupos principales de músculos.

 

5. Ayuda a controlar el peso. 

La cantidad exacta de energía o calorías que tu cuerpo consume mientras nadas dependerá de lo vigoroso del esfuerzo y el tipo de estilo que estés ejecutando. Pero definitivamente nadar es una excelente manera de mantener tu t peso dentro de los rangos saludables. 

 

Si estás variando tu rutina de ejercicios o empezar una nueva quizá tu mejor opción sea tomar tu traje de baño y aprender a moverte en el agua como un pez. 

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: