4 enfermedades comunes que pueden mejorar gracias a la meditación

Harmonía / 2016-12-22

No es ningún secreto que la meditación tiene beneficios potenciales para una serie de dolencias tanto físicas como emocionales y mentales, ya que esta práctica permite la unión o integración de todos los aspectos de nuestro ser, de tal manera que sus beneficios también se ven reflejados en todos estos aspectos. Hay quienes piensan que la meditación consiste en poner la mente en blanco; sin embargo, no es una actividad intelectual, sino la práctica de aquietar la mente lo suficiente como para ir más allá de ella. En otras palabras, como el humorístico comentario de la maestra budista Pema Chondron indica con respecto a la meditación:

Si no fuera por mi mente, mi meditación sería excelente. 

 

En todo caso esta calma mental es sumamente benéfica para el cuerpo, que también encuentra un espacio para relajar sus tensiones y cansancio, lo cual resulta sumamente positivo a nivel físico, y una prueba de ello es que la meditación contribuye a aliviar las siguientes dolencias comunes:

 

1. Presión sanguínea alta

Tener la presión alta es uno de los factores de riesgo para sufrir un ataque cardíaco o accidente vascular cerebral. Por otro lado, se ha comprobado que la meditación contribuye a la dilatación de los vasos sanguíneos, regulando la presión. 

 

2. Asma

Esta dolencia es causada por diversos factores como la contaminación, el estrés, los alergenos y algunos medicamentos. El asma es una respuesta inflamatoria frente a estos estímulos y esa inflamación es  la que causa problemas. Estudios realizados con participantes instruidos en la práctica de conciencia plena o mindfulness demostraron que la misma disminuye la inflamación a nivel celular.

 

3. Síndrome del intestino irritable

Este síndrome es un ejemplo de una condición crónica causada por una respuesta inflamatoria excesiva, de tal manera que al igual que el asma mejora debido a los beneficios antiinflamatorios de la meditación. Quienes experimentan síndrome del intestino irritable y adoptan una práctica de meditación continua, usualmente sienten menos dolor y mejora su calidad de vida. 

 

4. Artritis reumatoide

La artritis puede afectar los pulmones, riñones, corazón y también los vasos sanguíneos. Aunque la meditación no cura la artritis puede aliviar algunos de los efectos de esta dolencia, como por ejemplo la fatiga, la capacidad de cuidar de uno mismo y el estrés psicológico y emocional que causa una enfermedad crónica. 

 

Cuando de meditación se trata nunca es tarde para empezar, especialmente si consideramos lo dicho por Amit Ray: 

El sufrimiento se debe a nuestra desconexión de nuestro espíritu. La meditación es establecer esa conexión. 

 

Con información de Mind Body Green

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Sigues alguna práctica de meditación?

Te podría interesar

Te podría interesar