3 tipos de yoga y qué necesitas para practicarlos

/ 2016-02-24

 

 El yoga es una tradición muy antigua, que con el paso del tiempo se dividió en ramas de las que se desprendieron diversas variaciones de la tradición original. Independientemente de la escuela, la idea central del yoga sigue siendo la unión del ser en todos sus planos, físico, mental,emocional  y espiritual.  Cada estilo responde a diferentes contextos y necesidades, pero la abundancia de escuelas y tradiciones puede ser abrumadora. Este análisis de tres populares estilos puede ayudarte a escoger el más adecuado para ti. 

 

1. Hatha yoga 

Como menciona Mikel Burley en su libro: “Hatha yoga, su contexto, teoría y práctica”, los estudiosos han enfrentado muchos retos para dar una fecha de nacimiento definitiva al hatha yoga, sin embargo se cree que se originó entre el siglo IX y X de nuestra era. Aunque también hay quienes argumentan que sus raíces pueden ser aún más antiguas, remontándose hasta 5000 años. En todo caso, se le considera la base de todos los estilos de yoga y se popularizó en el mundo occidental gracias a la labor de maestros como Tirumalai Krishnamacharya  quien creía que el yoga era el más grande legado de India para el mundo. Consta de la sistematización de posturas, ejercicios de respiración, meditación y kundalini para trascender espiritualmente. En occidente ha sido adoptado como una forma de ejercicio y para liberar tensión. El nivel de esfuerzo que esta práctica requiere variará de acuerdo al nivel de complejidad alcanzado por el practicante pero es apto para principiantes. 

 

 

2. Iyengar yoga

Este estilo de yoga fue fundado por B.K.S. Iyengar, quien fue alumno de Krishnamacharya, por lo cual se podría decir que el Iyengar es un subtipo del hatha yoga. Se centra en el alineamiento correcto del cuerpo y para lograrlo hace uso de aditamentos como bloques, cinturones, sillas y cojines. Esto se debe a que Iyengar se interesó por desarrollar formas de ayudar a las personas con lesiones o discapacidades. Las posturas se mantienen durante un minuto o dos antes de pasar a la siguiente. Hay quienes consideran a B.K.S. Iyengar como el padre del yoga moderno porque al incluir aditamentos hizo la disciplina aún más incluyente facilitando su popularización fuera de la India. El nivel de esfuerzo de esta práctica dependerá de la experiencia  del practicante, pues conforme este avanza  puede crear secuencias más fluidas que requieren condición, fuerza y flexibilidad. Sin embargo es apta para principiantes y quienes se recuperan de una lesión. 

 

 

 

3.Ashtanga yoga

El fundador de esta escuela es Sri K. Pattabhi Jois quien también fue alumno de Krishnamacharya, pero que a diferencia de Iyengar desarrolló un estilo mucho más vigoroso. Jois llegó a visitar Brasil, Estados Unidos y Europa en la década de los años setenta y atrajo la atención de celebridades como Madonna y Sting. El estilo ashtanga se distingue por series de posturas continuas y fluidas que sincronizadas con la respiración aumentan la temperatura del cuerpo. El sudor ayuda a liberar las toxinas de los órganos y músculo lo cual es sumamente beneficioso para la saludo. Sin embargo este estilo implica un nivel de esfuerzo alto pues requiere de condición, fuerza y experiencia. No es apta para principiantes. 

 

Vale la pena mencionar que independientemente del estilo de yoga que desees practicar lo mejor es que empieces por un curso básico que te enseñe los principios de alineación, las acciones que implica cada postura, cómo respirar y cómo mantenerte libre de lesiones. También toma en cuenta que el yoga originalmente fue desarrollado para preparar el cuerpo y el sistema nervioso para largos periodos de meditación. Sin embargo, en la actualidad si deseas profundizar en los principios de la meditación y la respiración, es posible que debas tomar clases o cursos adicionales a tus clases de yoga. Debido a que en occidente la mayoría del tiempo de las clases se invierte en enseñar la ejecución de las posturas corporales.

 

Finalmente, no olvides que si tienes alguna lesión o enfermedad es apropiado que se lo hagas saber al maestro. Ya que ciertas posturas están contraindicadas para dolencias como presión alta o baja o glaucoma. Otras posiciones pueden ser adaptadas por medio de aditamentos cuando se tienen problemas con articulaciones (tobillos, rodillas, caderas, hombros) o algún tipo de dolencia en cualquiera de las partes de la espalda.

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: