¿Quieres ser más feliz? ¡Haz más cosas creativas!

Harmonía / 2017-01-25

Puede ser que las condiciones de nuestro entorno no sean conducentes a la felicidad, sin embargo, podemos intentar algunas cosas que están a nuestro alcance. Si bien una pareja, una familia o un círculo de amistades no nos complementan del todo, sí nos ayudan a entendernos como seres individuales. A través de los otros identificamos lo que nos gusta y lo que nos molesta, pero la felicidad no depende de ello, es decir, no depende de lo que los otros hagan por nosotros; depende más de lo que nosotros podamos hacer porque, y también hay que reconocerlo, somos más felices desarrollándonos que constriñéndonos.

 

Si de verdad queremos ser felices tenemos que desarrollar las capacidades creativas que tenemos pues hacer una cosa que salga de nuestra imaginación, una habilidad como cocinar o tocar la guitarra, nos hará sentirnos mejor. Siempre nos estamos quejando de que no tenemos tiempo para hacer lo que nos gusta, como pintar, escribir, bailar, pero es que en realidad no necesitamos tiempo para ello, no necesitamos tiempo para exponernos ante otros; sí requerimos tiempo para llevar a la práctica nuestras pasiones, cosa que no le va a quitar tiempo a las obligaciones, ya que podemos actuar en solitario, en la casa e incluso en el trabajo. Además no es necesario presentarse y exponerse como artista porque en cualquier actividad se puede ser creativo, es decir que en cualquier empleo o disciplina se puede encontrar una mejor manera de resolver los problemas. Eso es ser creativo: identificar un método más económico de enfrentar la realidad, y por económico nos referimos al que ya has pensado: uno mejor. ¿Y sabes qué? Eso te hará ser más feliz. Pero antes de emprender esa tarea en tu trabajo o vida, será mejor comenzar por una afición o pasatiempo.

 

1. Recuerda tus motivaciones de la niñez

Muchas personas tenían motivaciones en la niñez y luego las abandonaron conforme crecieron. Si recuerdas alguna de esas motivaciones, quizá deberías retomarla.

 

2. Todos somos buenos en algo

Ok, eres bueno en tu trabajo, pero eso no te hace feliz; podrías intentar ser bueno en el campo que siempre has deseado, uno que no te obligue a nada. La pintura, por ejemplo, o el diseño gráfico. Actualmente hay cientos de formas de llevar a la práctica esas disciplinas, no tienes que ser un profesional. Puedes desarrollar tu creatividad y al mismo tiempo ser feliz.

 

3. Puedes inventar cualquier cosa, cualquier mundo

Tenlo por seguro: si creas, creas un nuevo mundo, uno individual, en el que tú eres el principal soporte. Ese mundo dependerá de ti, eres la guía, eres el único que dicta las reglas. Puedes empezar con un diario, por ejemplo, e inventar. Inventar lo que te sucede día con día. ¿Lo imaginas? Vas a crear una realidad diferente. 

 

Atrévete a intentarlo y con cada ejercicio encontrarás la liviandad y felicidad, lo cual te permitirá un mejor entendimiento y potenciará tu creatividad y, paralelamente, tu felicidad. 

 

Con información de Curiosity

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Qué actividades creativas te atraen? ¿Tienes algún pasatiempo?

Te podría interesar

Te podría interesar