¿Qué esperar de mi primera visita al ginecólogo?

Harmonía / 2017-02-14

Si estás leyendo este texto quizá entras en alguna de estas dos categorías: sabes que es momento de ir al ginecólogo pero tienes dudas y quizá miedo, o eres un ginecólogo y quieres saber cómo convencer a las personas de la importancia de tu servicio.

 

Ya sea que te identifiques o no con los casos antes mencionados, casi todas tuvimos miedo de ir al ginecólogo por primera vez. Sin embargo, una vez que iniciamos nuestra vida sexual es muy importante asistir con regularidad a una revisión con el doctor.

 

Los conflictos de salud que puedas tener en el aspecto sexual son muy fáciles de solucionar pero debes detectarlos y atenderlos a tiempo, pues de lo contrario se complican y pueden causar mayores daños.

 

Si sabes que debes ir al ginecólogo pero no sabes qué esperar de tu primera visita, te contamos un poco.

 

Primero, el ginecólogo te hará algunas preguntas básicas sobre tu vida. Por ejemplo, si tienes relaciones sexuales, si te proteges, si tienes una pareja, si fumas o bebes, a qué edad fue tu primera menstruación, detalles sobre tu ciclo, etc. Luego puede pesarte y medirte y llevar un registro de todo. Aunque estas preguntas son personales, te recomendamos que seas honesta para mejorar tu historial médico.

 

Lo siguiente serán los estudios necesarios de acuerdo con el historial, el estado de salud y las necesidades de la paciente, pero algo básico es un examen general. ¿Cómo es eso?

 

Primero pasas a un baño a ponerte una bata que ellos te darán. Puedes sentirte extraña en ella pues está descubierta de la parte de atrás, pero no te preocupes, sólo te revisarán las partes de tu cuerpo que sean necesarias y los doctores son profesionales.

 

Una vez que estés recostada en la cama del consultorio, el ginecólogo va a revisar tus pechos para detectar posibles bultos (es muy rápido y no duele); después puede revisar tu pelvis para identificar si tienes algún tipo de cólico, y si ya tuviste relaciones sexuales o crees estar en riesgo de una enfermedad de transmisión sexual puede hacerse una revisión de la vulva con la mano y por dentro de la vagina con un pequeño instrumento de metal que identifica las señales de una infección. Puede tomar una muestra o señalar con una luz dentro de la vagina y luego –si es necesario– meter el dedo en la vagina y sentir el vientre para identificar que todo esté bien con el cérvix, los ovarios y la matriz.

 

Durante este breve examen la sensación es un poco incómoda. Después de todo no estamos acostumbradas a este tipo de contacto; sin embargo, es altamente recomendable mantenerse relajada, pues facilita el trabajo y duele mucho menos. En ningún momento es insoportable lo que se siente y termina muy pronto. ¡Vale la pena!

 

Recuerda que es importante asistir al ginecólogo para tener control sobre tu salud sexual. Si todavía tienes más preguntas, sigue con: Las 5 dudas que todas tenemos al ir al ginecólogo.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar