Una historia diversa: LGBT de la Antigüedad clásica a la Edad Media

Paulina Sánchez / 2017-06-29

Descubrir la presencia y participación de la comunidad LGBT en la historia permite reconocer sus contribuciones en el arte, la ciencia, la tecnología, el deporte y en otros ámbitos del desarrollo de las sociedades. Si bien en la mayoría de las épocas la diversidad sexual ha sido rechazada y reprimida, no por ello las personas LGBT han estado ausentes de los acontecimientos más importantes que han definido nuestro presente. Por eso, una manera de dar visibilidad a aquello que se ha querido acallar es ver la historia con una mirada distinta. Eso sí, con las precauciones que implica analizarla desde la perspectiva de identidad sexual como se entiende en el presente.

 

Las reinas-faraones del antiguo Egipto

La cultura egipcia era una sociedad con escasos tabúes sexuales. Aparentemente, consideraban que dos individuos podían tener relaciones sexuales siempre y cuando fuera por consentimiento y ninguno estuviera comprometido. Aun así, no hay suficiente información como para determinar su visión de lo que entendemos como diversidad sexual. En todo caso, no se ha encontrado evidencia de que haya sido condenada o castigada.

 

Destacan en esta época dos ejemplos. El primero es la reina Nefertiti, tan famosa por su gran belleza. Cada vez son más los expertos que afirman que además de la influencia política que ejerció como esposa de Akenatón, realizó una transformación física gradual hasta ser conocida con el nombre masculino Semenejkara, y convertirse en sucesor de Akenatón.

 

Otro ejemplo es el de Hatshepsut, hija, hermana y madre de faraones quien, sorprendentemente, también fue faraón. Durante los 22 años en los que gobernó, Egipto vivió uno de sus más extensos periodos de paz y de esplendor arquitectónico. La reina que se proclamó faraón vistió siempre a la usanza de los faraones, portando incluso una barba falsa, algo que provocó que tras su muerte se eliminara toda referencia a su reinado. Fue hasta el siglo XX que su figura fue rescatada.

 

Entre filósofos y conquistadores

Tres maestros: Sócrates, su discípulo Platón, y a su vez el discípulo de éste, Aristóteles, fueron los más grandes filósofos de la cuna de la civilización occidental. Sócrates enseñó a sus alumnos a cuestionarse el mundo que les rodeaba y a vivir bajo su conciencia, mientras que Platón promovió la solidaridad al insistir en que al buscar el bien de nuestros semejantes podemos encontrar el nuestro. Por su parte, Aristóteles fue un meticuloso observador del mundo y sus fenómenos, lo que le permitió crear la lógica y ser precursor tanto de la anatomía como de la biología.

 

Los tres vivieron en una época en la que la homosexualidad impregnaba la literatura y la mitología. Como ejemplo, basta con pensar en Aquiles, el héroe griego más popular de La Ilíada de Homero, y su amante y pupilo Patroclo. Incluso Platón sostuvo, en su obra El banquete, que los amantes homosexuales eran los soldados más excelentes.

 

En esa época, la alta sociedad ateniense alentaba a los maestros a iniciar a sus alumnos tanto en la sexualidad como en el conocimiento. De hecho, los tres se relacionaron con hombres por quienes profesaron gran amor, el cual dejaron plasmado en varios de sus textos.

 

Tiempo después, en el auge del helenismo, Alejandro Magno, el gran conquistador del mundo antiguo y alumno de Aristóteles, mantuvo una estrecha relación con su eunuco Bagoas y se asegura que vivió una intensa pasión por su compañero y lugarteniente, Hefestión. De hecho, tras la muerte de éste, Alejandro se sumió en una depresión terrible y murió pocos meses después.

 

Los emperadores de Roma

La cultura romana daba gran importancia al papel activo o pasivo que ejercían los amantes en una relación, ya fuera a nivel social o sexual. En ese sentido, no se veía como algo tan grave una relación homosexual, sino el rol que se desempeñara en ella. No obstante, en esta sociedad también hubo casos conocidos de amor homosexual, como el que el emperador Adriano profesó por el joven griego Antínoo. Su muerte por ahogamiento en el río Nilo inspiró a Adriano a reflejar su pena a través de una intensa promoción artística, así que mandó erigir templos y esculturas en Bitinia, Mantineia y Atenas en su honor, además de dedicarle un busto que en la actualidad se expone en el Museo del Louvre.

 

Reyes y víctimas de la Inquisición

Con la llegada del cristianismo cambió el concepto moral de la sociedad y se impusieron grandes restricciones en el ámbito sexual. La Iglesia estableció una moral prohibitiva y condenó las relaciones entre personas del mismo sexo; por eso, poco se sabe de los personajes homosexuales de la época medieval. De los que se descubrieron, muchos fueron castrados y, tras el establecimiento de la Inquisición, incluso fueron torturados y asesinados. Aun así, hubo casos conocidos como el del rey Eduardo II de Inglaterra, cuyo amante, Piers Gaveston, fue exiliado por el rey Eduardo I, padre del anterior. Otro ejemplo es el del rey Ricardo I de Inglaterra, mejor conocido como Ricardo Corazón de León, el gran protagonista de la Tercera Cruzada asociado con la leyenda de Robin Hood. Sus contemporáneos aseguraron que tuvo un tórrido amorío con el rey Felipe II Augusto de Francia.

 

Un caso más fue el de Jaime I de Inglaterra y Escocia, sucesor de la afamada reina Elizabeth I. Él recibió una muy esmerada educación literaria y sabía griego, latín y francés a la perfección, idiomas que le inspiraron a crear varias obras literarias como El hacedor de la paz y Apología del juramento de lealtad. Una característica de este rey fue que congenió con las clases media y baja del país, al comunicarse con ellos en viajes que hizo por todo el reino. Sin embargo, no gozó de la popularidad de su antecesora debido a las relaciones que tuvo con varios hombres como George Villers, duque de Buckingham, a quien se considera como uno de sus amantes.

 

Mientras tanto, al otro lado del mundo, en muchas culturas indígenas de norteamérica existieron personas llamadas de “dos espíritus”, que desempeñaban roles masculinos y femeninos y eran aceptadas por su sociedad.

 

Esta sólo es una muestra de la presencia de la comunidad LGBT en las etapas más antiguas de la historia, la cual dejó una huella imborrable de la que falta mucho por decir.

 

Te puede interesar: Familias LGBT

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: