Ser vegetariano te ayuda a ahorrar dinero

Harmonía / 2017-05-05

Muchas son las ventajas de optar por un estilo de vida con alimentación vegetariana. Ya sea desde el punto de vista ecológico, nutrimental o de conciencia en torno a la vida animal, ser vegetariano no es cuestión de moda sino de compromiso.

 

Afortunadamente, la vida es experta en generar equilibrio y, en ese sentido, los estudios demuestran que una persona vegetariana, además de estar en comunión con su entorno, recibe como recompensa el ahorro de dinero.

 

Tras comparar una lista de compras necesaria para cubrir las comidas correspondientes a 7 días, los expertos demostraron que debido a que una dieta vegetariana exige la compra de productos naturales y no procesados, ayuda a ahorrar dinero porque no se tienen que cubrir costos de manufactura, transporte y empaque que elevan el precio de todo aquello que viene en caja, congelado, en bolsa o en lata.

 

Por otra parte, si bien es cierto que quienes están entrenando para generar músculo temen llevar una vida vegetariana por el contenido proteico que ésta pueda aportar, la buena noticia es que la concentración de nutrientes en las recetas vegetarianas es mayor que la que se puede dar en productos procesados, por lo cual es más posible alcanzar los requerimientos diarios con un plan de alimentación vegetariano, siempre y cuando la selección de ingredientes sea inteligente. Así, otro punto más para ahorrar será no tener que comprar complementos alimenticios.

 

De cualquier manera, si aún hay cierta reserva en torno a la relación entre dieta vegetariana y generación muscular, basta con pensar que la dieta mesoamericana era mayoritariamente vegetariana (la famosa tríada mesoamericana consistía en maíz, frijol y calabaza) y que los gladiadores de la antigua Roma también llevaban una dieta primordialmente vegetariana.

 

Ahora bien, incluso al pensar en cárnicos que no son procesados, resulta fácil comparar el corte más barato de carne magra con 1 kilo de cualquier vegetal y notar la diferencia de precio. Ahí, de nuevo, la dieta vegetariana sale ganando.

 

En términos de ecología, ser vegetariano invita a realizar otras prácticas sustentables como cultivar un huerto en casa, producir composta con los desechos o incluso preservar frutos o proteínas vegetales como las leguminosas. Todo esto, en definitiva, permite ahorrar tiempo, gasolina y costos implicados en ir al supermercado.

 

Además, la dieta vegetariana se ha relacionado con una menor tasa de incidencia de enfermedades del corazón, una de las principales causas de muerte en México, así que el ahorro que ser vegetariano garantiza en este caso se ve reflejado en cuentas médicas que pueden drenar cualquier bolsillo. 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: